Martes 02 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 5 minutos
Enrique Delgado Coppiano

+ ARTICULOS

Enrique Delgado Coppiano

Presupuesto: Salud, educación y alimentos

POR Enrique Delgado Coppiano

Sábado 17 Diciembre 2011 | 00:00

Como base del proyecto social para ir mejorando se toman estos tres aspectos: salud, educación y producción alimentaria, con todo el derecho de recibir opiniones a favor o de disentir sobre el caso, y así se aprobó la pro forma presupuestaria del 2012, con un total récord en la historia nacional de 2

6.109 millones de dólares, gracias al ingreso petrolero; el gasto consolidado sectorial insta a una mejora evidente para salud y educación.

Esperamos que con la importante suma de 1.776 millones en Salud,  se logre superar los ingentes problemas que presenta nuestro país en temas fundamentales como casas de salud a nivel de centros rurales y hospitales, pero sin perder de vista, como lo recomiendan los organismos internacionales, la salud preventiva que se logra con campañas de vacunación que terminen por erradicar enfermedades que se siguen presentando cuando ya se las creía casi extinguidas,  como sarampión, rabia, o gripes con nuevas cepas, que cuando atacan lo hacen violentamente,  afectando a sectores vulnerables como niños, ancianos y ciudadanos de las áreas rurales. Serían los puntos de mayor atención en éste sentido.
A su vez, si la Educación tendrá más de 4.000 millones de dólares,  creemos que pasarán a la historia los actuales reclamos de escuelas y colegios sin aulas modernas y aptas, ya no carentes de pupitres y S.H., como es una realidad actual,  tanto urbana como rural,  en que se acrecientan necesidades por la nueva población infanto – juvenil. Que el 2012 sea un año de realizaciones formidables para dar un salto adelante en la educación nacional que eleve nuestros niveles de competencias con tecnología moderna y adecuada para el siglo del conocimiento en que vivimos.
Creemos a la vez, que la atención al Sector Agropecuario debe obtener una mayor cantidad de fondos, pues no podemos olvidar que el mismo es el que genera el mayor número de empleos a nivel nacional y del que depende nuestro abastecimiento alimentario, que es punto fuerte para la canasta básica familiar y que la mesa diaria se nutra a precios alcanzables para las mayorías populares, que son las más golpeadas cuando los precios suben ante la escasez. Así se está sintiendo hoy con la producción costera, ante la sequía que soportamos y sobra cualquier comentario  de contar con suministro seguro de agua tanto para uso humano como para riego y otros menesteres, entre ellos lograr producir alimentos, que se requieren nacionalmente y para la exportación mundial, cuyos precios se mantienen altos ante el gran aumento de la población del orbe,  y Ecuador siempre ha sido país exportador de los mismos.

OTROS COLUMNISTAS