Actualizado hace: 12 minutos
Jacinto Zambrano
Buena oportunidad para Chone

Una buena oportunidad para extender nuestra mano solidaria en estas fiestas julianas y del Señor de La Buena Esperanza, contribuyendo en la terminación de la construcción de la Iglesia del DIVINO NIÑO.

Viernes 29 Julio 2011 | 00:00


Apoyando a muchas de la damas que se han tomado un nuevo reto, pues también ayudan a la Asociación de la Caridad San Vicente de Paúl, que se han dado la tarea de construir en Potrerillo el Santuario de  la Iglesia, que con mucha  valentía lo dirige la Sra. Ena Molina Intriago en Chone, para dar a la comunidad norte de Manabí asistencia religiosa que tanto necesitamos. Sin descuidar, igualmente, el trabajo en una organización como la San Vicente de Paúl en beneficio de los más necesitados, pues entre sus fines principales están, desde hace muchos años (43), atender a las necesidades procedentes de las distintas situaciones de pobreza y realizar acciones de solidaridad y ayuda.
Actualmente, con pocos contribuyentes (por la difícil situación económica), están en busca  de convenios entre instituciones públicas o privadas con el fin de aumentar las contribuciones y lograr nuevos ingresos. Lamentablemente la asignación que les daba el Gobierno, por negligencia de anteriores dirigentes -al no presentar a tiempo los informes de los gastos invertidos-, el Ministerio dejó de pasar los recursos que les asignaba, por lo que ahora vuelven a la lucha para recibir los antes anotados recursos, con una directiva renovada.
En su filosofía actual se tiene presente que, como toda institución centenaria a nivel mundial , tiene que ser revitalizada sin excluir la ya existente, y seguir infundiendo vida nueva para dar respuesta en cada momento a las exigencias de los tiempos.
Continuando con la iglesia , a mi regreso a Chone, después de tres años en Orlando, Estados Unidos de Norteamérica, atendiéndome de una  dura pelea con una enfermedad, sigo viendo que la iglesia a pesar de estar concluida en mas de un 50% no se termina; y los choneros no tenemos que quedarnos con los brazos cruzados y aportar con dinero o con materiales  como  cemento, hierro, piedra, vidrios, ladrillos, tejas, etc. para continuar con la construcción de la Iglesia de Potrerillo, en los terrenos dejados por la señora Rosario de Villavicencio.
En estas fiestas julianas y del señor de La Buena Esperanza  hay que vivir y no morir, sin la gracia del Divino Niño Jesús, y repasar la cartilla de Dios y los Mandamientos de Moisés, que ya los profetas dijeron y nos protejan de tantos accidentes de tránsito y de la delincuencia generalizada en Manabí y Ecuador.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala