Actualizado hace: 4 horas 6 minutos
¿Matriculó su vehículo?
¿Matriculó su vehículo?
Por: Libertad Regalado
lire2653@gmail.com

Jueves 21 Julio 2011 | 00:00

Conversando con un amigo sobre lo caro que cada día se ponen ciertos servicios y productos, salió el tema de las matrículas de los carros, gracias a esta plática me he enterado de los entretelones de esta obligación.

Si ya lo hizo, debe saber los costos que esto implica y de todo el papeleo que debe realizar en caso de que no estén “ingresados los datos que constaban en las matrículas de los años anteriores”.  De tal suerte  que si usted está en esta situación, verá su matrícula elevarse dos o tres veces a la cifra que pagó el año pasado.

El único cambio que se ha informado es el aumento de la multa a quienes no matricularon su automotor en el 2010. Dicha multa puede llegar a los $75 dólares, con un aumento de $25 dólares anuales, por cada año de atraso y si no se toma las debidas precauciones o no se matricula un automotor en los meses establecidos, se deberá  cancelar una multa de $50 dólares. 
Ahora  la constancia de que se ha matriculado el vehículo es una cartulina, denominada “sticker” de 20 por 14 cm. Para los que no sabemos inglés, este término significa “adhesivo”, que en el caso citado, más parece “abusivo” por los costos, y además no se pega, se la protege con doble plástico, o como nos hemos acostumbrado a decir “se emplastica”.
Lo que más preocupa a los usuarios es que aparecen multas por supuestas contravenciones, sin haberse enterado de cuándo ni en qué lugar las cometieron; ya que no hay información ni cita y lo insólito de algunas, son los partes  policiales: siendo el vehículo de uso exclusivo de su dueño, en  la infracción aparece el nombre de otra persona al volante. Y si piden una aclaración, la respuesta displicente de los encargados es: Esa información no la podemos dar aquí, debe preguntar en las oficinas en Quito. Por lo que sacando los cálculos de lo que implica viajar a la capital, los gastos de subsistencia, movilización, etc.; a la postre, significaría que resulta “más cara la mecha que el candil” como decían los abuelos.
Súmese a todo lo señalado lo martirizante que resulta matricular el carro en una Sub- jefatura de Tránsito, con espacios reducidos, calor agobiante, sin ningún control de turnos, donde todos gritan tratando de llamar la atención. Montoneras, malos tratos, insultos, improperios colman estos lugares. Claro que para todos no es el mismo trato,  están los de corbata que pasan escoltados por las narices de los que tienen horas esperando ser atendidos,  y salen frescos como la lechuga, ellos no saben lo que es “wait in a queue”, en nuestro amado español “hacer cola”<
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: