Actualizado hace: 6 horas 50 minutos
Indicadores económicos del país

Jueves 21 Julio 2011 | 00:00

En estos días se ha conocido información proveniente del INEC y Senplades respecto a resultados del censo económico realizado el 2010, así como del crecimiento del PIB en el primer trimestre del año en curso, publicitado por el BCE.

En el primer caso diagnostica la propia Senplades que la economía ecuatoriana es hiperconcentrada, hipermonopólica  e hiperoligopólica, nacida de un modelo excluyente, que hace que el 1% de las empresas o comercios acaparen el 90% de las ventas de bienes y servicios a nivel nacional, así como Quito y Guayaquil concentran el 72% de dichas ventas. 

La inequidad económica es el origen de todas las demás inequidades: sociales, culturales, políticas, ambientales. La concentración de la riqueza en pocas manos promueve pobreza y miseria para las mayorías, atenta contra la misma democracia, la vulnera, la hace escenario de violencia, genera injusticias en el desarrollo regional. De ahí que cualquier gobierno que se plantee como meta la erradicación de la miseria y la pobreza, o al menos disminuirla significativamente, deberá intervenir para modificar la estructura de acumulación de la riqueza y el ingreso. 
Tamaña injusticia económica y tan grande brecha entre ricos y pobres ha sido estructural en el país. Pero,  ¿qué ha hecho en estos cuatro años y medio el gobierno de la revolución ciudadana, para acabar con esta inequidad económica y disminuir las desigualdades sociales?  Los resultados son desconsoladores. Todas estas empresas han acumulado enormes ganancias en el gobierno de Correa y han expandido sus negocios, manteniendo la tradicional estructura de privilegios en el Ecuador. ¡Los ricos han aumentado sus fortunas! 
De otra parte, el Banco Central del Ecuador nos informa de un crecimiento del PIB de un 8.6% en el primer trimestre de este año, básicamente por el petróleo, la inversión pública y la privada, que da la imagen de un representativo crecimiento económico del país. Si juntamos estos 2 elementos para radiografiar de mejor manera la realidad ecuatoriana, llegaremos fácilmente a la conclusión de que Ecuador vive una situación dudosa y coyuntural de relativo crecimiento económico, pero de extremas  desigualdades económicas y sociales que no han sido ni siquiera disminuidas por el actual gobierno de Correa. 
La última propuesta de reforma tributaria -mecanismo por el cual se puede redistribuir  riqueza-, la llamada reforma verde  descarga en el salario y no en la renta la contribución; es decir, se deja intocadas las arcas de los que más tienen y ganan y se perjudica a la mayoritaria población que supervive con su sueldo. ¿Cómo entender esto de un gobierno que se publicita revolucionario?
 ¡Parece que la práctica del gobierno es la de cambiar algo para no cambiar nada! Lo de siempre: la riqueza para unos pocos y para las mayorías bono de desarrollo humano.

Recomendadas para ti:

Tendencias

Suscríbase

Y acceda a todas las noticias del día