Actualizado hace: 48 minutos
¿Cuál es la identidad?
¿Cuál es la identidad?
Por: Erwin Valdiviezo
evaldiviezo@eldiario.com.ec

Martes 19 Julio 2011 | 00:00

¿Cuál es la identidad de los manabitas? preguntaba un compañero de trabajo hace algunos días a un personaje que invitamos a un programa, y no hubo respuestas concretas porque se argumentaban una serie de características que mas tenían que ver con la gastronomía, el vestido, el acento y los gustos, pero nada de lo que realmente somos aparecía en los conceptos que eran más de tradición y cultura.

Sin embargo y a riesgo de ser malinterpretado, creo que nuestra verdadera identidad al interior de la provincia es ser diferentes. Sí, por cantones actuamos diferente, pensamos diferente y hasta nos creemos diferentes los unos a los otros, aunque seamos familia, amigos o compañeros.
Incluso vamos mas allá; por creernos diferentes, peleamos, “encamamos”, somos celosos y no aceptamos que otro tenga una mejor idea o la razón en cualquier tema o discusión. Y eso es justamente lo que amerita una investigación sociológica, porque por esa característica perdemos ante el resto del país, en donde si se unen alrededor de un objetivo o impulsan la idea del algún coterráneo por humilde que sea.
Entonces, nuestra verdadera identidad en Manabí es ser desunidos y peleones, lo que a la larga es terrible porque esa característica nos ha hecho perder espacios y objetivos, porque no nos ponemos de acuerdo y somos coyunturalistas en las metas.
Ejemplos hay varios: en Chone se “matan” por el proyecto de propósito múltiple, en Portoviejo nos “caemos a palo” por el ordenamiento de los comerciantes; en Junín, Jaramijó, Puerto López o Jipijapa, y sin dejar de mencionar a 24 de Mayo o Montecristi, algunos grupos quieren revocar a los alcaldes porque más quieren a los vice o porque no me hicieron esta obra, o no me le dieron trabajo a parientes o amigos; o por simples “quítame estas pajas”, lo cual grafica que nuestras diferencias o enemistades son capaces de afectar el bien común cuando bien solo pudieran ser eso, diferencias personales.

Siempre se ha dicho que más ministros, subsecretarios o candidatos a dignidades nacionales debiéramos tener, pero cuando podemos lograrlo no falta el señalamiento, la intriga  o la descalificación; y, claro, luego terminamos “huérfanos” de poder y buena representación. Y es por ello que debemos comenzar a reflexionar, seria y profundamente, sobre lo que somos o aspiramos los manabitas; porque si seguimos como vamos en cualquier rato caeremos en el enfrentamiento de unos y otros y del cual terceros sacarán provecho, porque ya nos tienen medidos exactamente y saben que al más mínimo “encame” nos peleamos. Y por tanto, ¡perdemos!< 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: