Actualizado hace: 4 horas 40 minutos
Argentina
Uruguay elimina en penales a Argentina

En definición por penales, luego de haber empatado en un gol en los 120 minutos, el equipo de Uruguay venció esta noche a Argentina. El equipo de Oscar Tabárez accede a la semifinal y deja afuera a los de Sergio Batista, que no supieron aprovechar los pasajes de buen juego que tuvieron y que vuelve a privarse de la posibilidad de festejar un campeonato que no logra hace ya 18 años.

Sábado 16 Julio 2011 | 20:22

 

Con un marco imponente, ante un estadio Brigadier López colmado de hinchas argentinos y uruguayos, ambas selecciones salieron a la cancha para disputar uno  de los clásicos con más tradición del continente, con el agregado de son los dos países más ganadores en la historia de la Copa América.  
Sin embargo, la algarabía del público argentino iba a sufrir un baldazo de agua bien fría ni bien comenzado el encuentro . Es que un centro de Diego Forlán iba a encontrar un cabezazo que tapó Sergio Romero pero, en el rebote, Diego Pérez terminó marcando la apertura  del marcador , cuando el reloj  marcaba apenas cinco minutos de juego.  
Sin embargo, la desventaja, lejos de significar un bajón anímico, sirvió para que la Selección se enchufe, de la mano de un Lionel Messi  que se mostró muy participativo y fue un constante dolor de cabeza para el mediocampo uruguayo, que realmente no podía pararlo.  
Precisamente de los pies del rosarino iba a llegar el empate, luego de un gran centro que Gonzalo Higuaín conectó de cabeza para vencer la resistencia de Fernando Muslera y decretar la igualdad, antes de los 20 minutos.  
Pero el desequilibrio de Messi no iba a cesar, y Uruguay era un manojo de nervios ante la indescifrable movilidad del jugador del Barcelona. Así, los visitantes se cargaron de amarillas y se iban a terminar quedando con uno menos, porque Pérez, el autor del gol, fue expulsado por reiteración de faltas.  
Pero la superioridad numérica no la pudo aprovechar Argentina, que era un equipo cuando atacaba pero otro muy diferente cuando defendía. Cada pelota parada cerca del área local  era un dolor de cabeza, ya que los uruguayos ganaban absolutamente todas las pelotas por la vía aérea.  
Precisamente por esa vía iba a llegar una situación más que clara para los de Oscar Tabárez, por intermedio de Diego Lugano, que ganó por enésima vez en las alturas en el área argentina y su cabezazo iba a terminar estrellándose en el travesaño. 
Asi, Argentina se fue al descanso siendo superior y con un hombre más, aunque con la certeza de que debe hacer algo más para quebrar la dura defensa uruguaya, además de ajustar los desacoples defensivos para evitar que Uruguay golpee de la forma que más le gusta: por arriba.  
El complemento siguió con la misma tónica, aunque Argentina mermó un poco en su despligue, quizás agobiado por el gran desgaste realizado en los primeros 45 minutos.  
Uruguay mantuvo su juego a rajatabla: mucha pierna fuerte y centros, muchos centros, aprovechando una fragilidad aérea argentina en la defensa que se mantuvo también en esa segunda etapa. 
El tiempo suplementario arrancó con un gran remate de Álvaro Pereyra que pasó cerca del ángulo de Romero, como para demostrar que Uruguay estaba más despierto que nunca y que la expulsión de Mascherano lo había puesto nuevamente en carrera.  
Sobre el final del primero de los dos suplementarios, Higuaín estrelló un remate en el palo en otra situación más que clara para los dirigidos por Batista, que ya no eran dominadores absolutos del juego como durante la mayor parte del encuentro.  
Ya sobre el final, Messi tuvo la suya con remate desde afuera que tapó nuevamente Muslera (una de las figuras) sin dar rebote y finalmente todo llevó al desenlace que más emoción genera: la definición por penales.  
Y la serie la abrió Messi, con una gran definició cruzada. Luego, Forlán aseguró con un remate potente y arriba. Burdisso convirtió el suyo a colocar y Luis Suárez puso el 2 a 2. No se daban respiro.  
Pero luego le tocó el turno a Tevez, que se paró recto a la pelota y pateó a la derecha, el mismo lugar al que se había lanzado el arquero, que terminó tapándole el tiro. Luego, Scotti puso en ventaja a los uruguayos. Pastore le dio vida a Argentina con un remate rasante pero Gargano volvió a adelantar a su equipo. Gonzalo Higuaín convirtió el suyo con un fuerte remate y todo quedó en responsabilidad de Cáceres, que no falló y terminó clasificando a su equipo a semifinales con un alto e inatajable remate.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala