Actualizado hace: 4 minutos
LO APARENTE
LO APARENTE
Por: Lenin Zamora Loor
leninzamora@hotmail.com Licenciado-docente

Domingo 17 Julio 2011 | 00:00

Nos movemos en un mundo social en que lo aparente, quizás sin darnos cuenta, está  pasando a formar parte de lo esencial. La apariencia se ha convertido en sinónimo de la imagen, de lo que se quiere mostrar, de lo que se es, se quiere o se hace, sin embargo la propia palabra muestra la cruda realidad. Aparentar según el diccionario de la lengua española significa “que parece y que no es”.

En los actuales momentos la imagen es el motor de casi todos los aspectos de la vida, por ejemplo el poder de la publicidad, en el que las imágenes están dirigidas a fomentar las decisiones de compras, y muchas veces, esas imágenes no están directamente relacionadas con el producto puesto a la venta.
Las personas dedican tiempo y esfuerzo en cuidar la imagen, no solo con los fines sociales sino ya como un acto de autorrealización personal, cuyos objetivos son el gustarse a sí mismo, a tal efecto proliferan clínicas de imagen para moldear el cuerpo y figura al antojo. Hasta aquí nada que objetar, si uno quiere dar una determinada imagen en torno a lo social; sin embargo lo grave es dar el salto a la apariencia, es decir, a querer mostrar la imagen  que no concuerda con la realidad, con la esencia misma del individuo o del producto que se muestra.
Esta táctica no es exclusiva del mundo del consumo, lamentablemente  se conoce de profesionales, políticos, líderes y jóvenes que aparentan posturas mentirosas, así mismo en el campo familiar es frecuente encontrar argumentos de apariencia en las actuaciones de padres respecto a si mismos, y respecto a la educación de los hijos. El exceso de permisivismo es uno de los problemas de  la adolescencia, y justamente ese permisivismo radica en el fondo en un querer aparentar una supuesta “modernidad” o estar en “onda”, o en una  falta de formación para saber cómo actuar con los hijos.
Puesto que el desarrollo de la identidad tiene su momento crucial en la adolescencia, es  imprescindible formar a los jóvenes desde la perspectiva  del crecimiento y configuración de la personalidad, pues aquí se definen aspectos de gran importancia para la vida futura. Ellos llegan por su propio camino y a su manera a este crecimiento y maduración, pero cotidianamente se encuentran con contradicciones desde los adultos con quienes comparten hasta con los problemas que le rodean.

En respuesta a esta realidad es necesario llevar una vida coherente, desarrollar métodos de orientación para los jóvenes para que  padres, maestros y orientadores los  utilicen, previniendo tempranamente diversos problemas, riesgos y sobre todo una falta de identidad personal. .  < 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: