Actualizado hace: 1 hora 12 minutos
Alfonso Delgado González | Fax 05-2691670
Paz y felicidad
Alfonso Delgado González

El mundo cristiano acaba de conmemorar los 2006 años del nacimiento de Jesús en Belén. Esta fecha que se celebra año a año cada 25 de diciembre, es motivo para el reencuentro familiar y para que principalmente los niños sean agasajados con los tradicionales regalos.

Miércoles 27 Diciembre 2006 | 21:08

La Navidad es una fecha que induce a la paz, a la unión y a la felicidad de manera general. Todos las deseamos y nos las comunicamos unos a otros personalmente o a través de los medios que la tecnología nos lo permite hacer. Lo cierto es que entre el 24 y el 25 de diciembre a todos deseamos y hacemos votos por una Feliz Navidad. Y a partir de este momento estamos a cinco días para el inicio de un nuevo año, oportunidad que es propicia también para que todos nos deseemos felicidades, porque todos aspiramos siempre que lo malo del año que termina quede atrás y que el nuevo año sea diferente y que de manera general nos depare cosas mejores y sea portador de mejores días en lo personal y en lo colectivo. Estos deseos van de un año a otro y así sucesivamente siempre lo mismo. Porque de todo nos depara la vida. Y esos deseos se generalizan con la esperanza de que el nuevo año sea mejor. Y esa esperanza que no se agota es la que nos permite despedir el año que termina con la quema del monigote, simbolizando la quema de todo lo malo y la llegada del nuevo año con fe de mejores días y en mejores acciones en beneficio personal y en beneficio colectivo. Nuestro país está a 20 días de la asunción al poder de un nuevo gobierno y en él se cifran las esperanzas por un cambio positivo que ayude a mejorar las condiciones de vida del pueblo ecuatoriano. El economista Correa ganó las elecciones en un proceso democrático en el que los ecuatorianos depositaron en él sus esperanzas, las mismas que deseamos no sean defraudadas, porque ya es tiempo que Ecuador salga de la difícil situación en que se encuentra y como siempre sucede, todos ofrecen y ofrecen y a la final de cada período, tal como acontece cada fin de año, todos deseamos que el nuevo gobierno sea mejor. Ojalá que ahora sí acertemos y que el nuevo Presidente de la República ejerza a satisfacción su dura y difícil misión que recibiera mayoritariamente el 26 de noviembre a través del voto popular. Que se cumplan los ofrecimientos positivos y que el país reciba la acción seria y responsable que tanto se necesita para dejar atrás esos actos simbólicos que representan la quema del monigote cada fin de año. Es por ello que en esta ocasión deseamos a todos nuestros lectores y a todos nuestros semejantes que hayan tenido una feliz Navidad y que el nuevo año nos depare mejores oportunidades en todos los órdenes de la vida. Felicidades para todos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala