Actualizado hace: 1 hora 59 minutos
Guido Álava Párraga
LA ARMONÍA FAMILIAR

La armonía familiar es clave para la edificación de la personalidad de los hijos, caso contrario, ellos serán los más impactados por las situaciones de conflictos entre sus progenitores tales como violencia intrafamiliar y divorcios, entre otras, está probado que estas circunstancias producen heridas emocionales de graves consecuencias.

Lunes 11 Julio 2011 | 00:00

Es muy común observar en estos tiempos jóvenes con las siguientes actitudes: actitud ligera ante la práctica de valores éticos morales y espirituales, sin visiones  que trasciendan por encima de lo común, sin hábitos de lectura anhelando alcanzar el éxito con la menor dedicación y esfuerzo. No han caído en cuenta que están viviendo sus vidas con indiferencia ante los problemas de sus familias, de su ciudad y de su nación.
Entristece saber que muchos gastan parte del tiempo diario atento a las novelas, deportes, películas, modas, libertinaje sexual y demás formas de diversión que han mostrado que no construyen carácter o personalidad positiva, más bien los llevan por un lado a ser esclavos de los deseos y  por otro a exhibir una vida sin propósitos trascendentes.
Fruto de una insistente reflexión sobre estos hechos he sacado como conclusión que los jóvenes no tienen la culpa de aquello, escudriñando sobre las causas de esta dura realidad. He encontrado las siguientes respuestas:
La mayoría de nuestros niños, adolescentes y jóvenes han venido creciendo en hogares sin que se les enseñe a profundidad la verdad de Dios, hecho que se repite en las escuelas y colegios, por esta razón y no por otra llegan a la vida adulta apartados de Dios, desinteresados en conocer sus principios y atributos.
Por esta misma razón la gran mayoría no practica valores espirituales, tales como el amor a Dios, al prójimo, la paz, la paciencia, la humildad, la bondad, la alegría, la amabilidad, la fe en Dios y el dominio propio. Fruto de estas carencias llegan a la vida adulta y se convierten en esposos y padres incapaces de integrar familias en armonía con los principios bíblicos, perpetuando así un terrible círculo vicioso.
Vale preguntarse  ¿Por qué ha estado ocurriendo todo esto? Si aceptamos que la Biblia es el libro más completo y antiguo, con abundantes y extraordinarias verdades y mandatos inspirada por Dios, entonces la respuesta es: ¡La crisis es consecuencia directa de padres que ignoran o dejan de lado esa milenaria escritura, fuente inagotable de verdad y sabiduría! Claves para la armonía familiar.
Nunca será bueno creer que podemos prescindir de Dios para cumplir nuestro genuino papel de esposo y no lo será para poder ser un padre ejemplar. Cuando una persona es movida a conocer, estudiar y practicar día a día la Biblia se queda abismada, absorta y supremamente impresionada de las palabras de amor y vida abundante que en ella hay. <
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala