Actualizado hace: 25 minutos
MANTA
Inseguridad daña la salud mental

El incremento de los problemas de salud mental por la inseguridad en Manta preocupa.

Lunes 11 Julio 2011 | 00:00

En la última sesión del Consejo de Seguridad Ciudadana la jefa del Área de Salud, Lourdes Chávez, dijo que las cifras de casos de insomnio y nerviosismo están en crecimiento.
"Ni en los subcentros de salud se está a salvo. Varios médicos y pacientes han sido asaltados", dijo.
Cada mes cerca de seis a ocho personas reciben atención médica por causas relacionadas a la inseguridad, informó unos de los psicólogos del hospital.
La mayoría han sido testigos de una balacera, asesinatos o accidentes de tránsito.
Para Víctor Traverso, subdirector del hospital Rodríguez Zambrano, el entorno o ambiente de la ciudad se está convirtiendo en el escenario adecuado para que fluyan traumas relacionados a la inseguridad. “Cada día hay más gente con problemas económicos o familiares, personas que recurren al suicidio como una forma de escapar de los problemas o amenazas”, expresó. Manta está entre las ciudades donde ocurren más suicidios, al menos 38 por año, según un estudio realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). Ángel Mieles piensa que otro de los grupos que engrosa las cifras de las personas traumadas por la inseguridad son aquellos que han sido asaltados. 
Él es un chofer de bus y señala que la gente se sube a las unidades con temor, incluso hay personas que a los 20 segundos se bajan porque han visto a alguien en actitud sospechosa.
“Quizás ya han sido asaltados y sienten ese miedo a que les ocurra de nuevo”, explicó. 
En la ciudad se dan cinco asaltos diarios en los buses. Sólo una cooperativa tiene cámaras en las unidades. 
Mieles cree que la situación en la ciudad es preocupante. 
 
UN CASO. Han pasado casi un año desde que Ana empezó a visitar al psicólogo. Su problema inició cuando fue testigo y víctima de una balacera. 
Estaba en una tienda, dos sujetos llegaron en una moto y dispararon contra otro individuo. Allí había tres niñas, Ana de 12 años era una de ellas. 
Recibió un balazo en la pierna. Luego de eso cada vez que escuchaba el sonido de las motos se ponía nerviosa. Con el tratamiento está mejor. <
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala