Martes 22 Julio 2014 | ACTUALIZADO HACE: 46 minutos
Enrique Delgado Coppiano

+ ARTICULOS

Enrique Delgado Coppiano

Chone: Hospital Dávila Córdoba

POR Enrique Delgado Coppiano

Sábado 09 Julio 2011 | 00:00

Por todos los medios de comunicación en los días que vivimos se establece que la salud en general llegó a punto crítico, recogiendo los medios del clamor de la ciudadanía en general, lo que determinó al poder central, declarar una emergencia en éste andarivel tan importante de la vida cotidiana, que comprueba el mantener su salud es prioritario para lograr el bienestar colectivo.

 Así como se ha tenido que intervenir de suma urgencia en diversas casas asistenciales de diversos cantones del Ecuador, y tenemos que resaltar, que en ésta ocasión si bien existen falencias que deben ser de urgencia superadas, el hospital Dávila Córdoba de la ciudad de Chone, ha continuado operando con mucha eficacia en los últimos meses, y las estadísticas demuestran que su atención constituye una eficaz ayuda para toda la población de varios cantones del norte manabita: Chone, Bolívar, Tosagua, Flavio Alfaro, El Carmen, Jama y Pedernales, movilizan sus requerimientos de salud ante éste nosocomio que durante las mañanas recibe la solicitud de atención de cientos de usuarios, que parecerían desbordar la atención, pero al transcurrir de las horas todos  son atendidos con calidad y calidez.
Hay datos reveladores, en lo que va del año 2011,  el total de partos atendidos en éste hospital llega a 345, el total de egresos de pacientes atendidos es de 2.932, el total de intervenciones quirúrgicas generales llega a 290, con un porcentaje de ocupación promedio de 75,8%  de camas disponibles, que en los primeros tres meses del año llegó hasta un 81,4%, durante la estación invernal,  y la atención por emergencia, antes de dar cifras debe vivirse asistiendo cualquier día por la noche a ésta sección del hospital.
Por todo lo señalado la colectividad de Chone considera que debe estimularse, atenderse y preocuparse con esmero por parte del Ministerio respectivo en todos los  requerimientos  que sus directivos realicen en suplir lo que faltare para mejorar  aun  más la atención al público, y por ello también no puede aceptar cambios   administrativos que disminuyan la capacidad de gestión en campos tan importante como el laboratorio clínico, cuya utilización es indispensable y creciente en toda la crisis de atención hospitalaria que se ha señalado existe en el país, y si se lo hace debe inmediatamente suplirse al funcionario, pues la demanda de exámenes diarios  también  es creciente, y si no se los realiza, los perjudicados son los usuarios que asisten a ésta casa de salud; dicho en otras palabras, no se puede desvestir a un santo para vestir a otro.  En definitiva requerimos que el Dávila Córdoba siga siendo una casa de salud eficaz, y con óptima calidad en su atención general.

OTROS COLUMNISTAS