Actualizado hace: 21 minutos
Otra mirada a crucita
Otra mirada a crucita
Por: Thalia Cedeño Farfán
taliaced@hotmail.com

Sábado 09 Julio 2011 | 00:00

Leí un día que a Crucita, nuestro balneario, no se le iba a dar nada porque no representa un destino turístico por su escaso desarrollo económico, pero ¿cuándo vamos a desarrollarla como tal? ¿Con políticas equivocadas?


Si enumeramos sus necesidades, son muchas:  malecón escénico, vale decir, ornamentado con palmeras, escaleras para bajar a la playa y baranda de protección; muelle de pesca artesanal y acoderamiento de embarcaciones pequeñas para paseos turísticos; pavimentación, alcantarillado efectivo, servicio de alumbrado público total, mercado municipal, servicio completo de aseo de calles, pues los basureros pasan solamente por el malecón -el resto de la población quema la basura produciendo  contaminación-; parque central, casa municipal propia, museo, biblioteca, casa para la cultura, cajeros automáticos aunque sea junto a la estación de policía o dentro de ella y terminar completamente la carretera de acceso. Todo esto dentro de un plan total de obras que permitan posicionarla dentro de una ruta turística que podría ser la Ruta de los Caras (emulando a la ruta del Spondylus), en la que trabaja cierta amiga mía desde San Clemente y a la que he pedido que incluya a Crucita.
Empiezan las vacaciones de la Sierra y los ecuatorianos de esas latitudes y extranjeros llegarán a disfrutar del mar y de la deliciosa comida manabita, renovada por el arte y el conocimiento de las nuevas generaciones de cocineros que saben optimizar los recursos con que contamos y comprenden que no es cosa de amontonar en delicias sino de racionalizarlo todo, desde la buena mesa hasta la atención esmerada.
No puede ser que una persona quiera desayunar a las ocho de la mañana, en Crucita, y recién se esté limpiando el local que debió quedar limpio desde la noche anterior, y después le digan que no hay pan, que todavía no llega el dueño del mercado porque tuvo que ir a hacerlo a Charapotó. No, no y no, eso no es posible, pues ahí se acaba la danza de las ballenas, el parapente,  la hermosura de nuestra playita y se van con su música y dinero que necesitamos a otra parte, probablemente a Manta que esta posicionadísima, aunque a los regionalistas eso no les importe y prefieran al turismo local que aunque venga de los United acepte por añoranza o saudade lo mismo de hace veinte o treinta años, cuando emigraron, es decir continuar con el subdesarrollo y el sabor de la cola “Rosita”.
Crucita tiene que salir adelante, tiene que ser un destino turístico nuevo, de desarrollo emergente, un lugar de residencia alternativo de los portovejenses. Las autoridades deben tomar nota de sus necesidades. <
 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: