Actualizado hace: 5 minutos
No romperán relaciones con Colombia

El gobierno ecuatoriano "no va a romper relaciones" con Colombia aunque considere que por parte de ese país no existe voluntad para normalizar los vínculos afectados a raíz de una polémica por fumigaciones aéreas sobre cultivos de coca en la frontera, aseguró el martes el canciller Francisco Carrión.

Martes 26 Diciembre 2006 | 11:46

Sobre la denuncia de la policía colombiana de que encontró cultivos de coca en territorio ecuatoriano dijo que "hasta la noche de ayer (lunes)" ni la policía, ni las fuerzas armadas del Ecuador han proveído información oficial sobre ese tema. "Lo que sí me parece sospechoso, por decirlo de alguna manera, es que esta información se haga pública precisamente cuando hay esta lamentable tensión entre los dos países", señaló Carrión en una entrevista con el canal 10 de televisión. "No deja de ser extraño que en una fase como la que estamos haya una declaración de este tipo", añadió. Pero Carrión insistió en que lo que quiere Ecuador "es resolver el problema, no quiere agudizarlo, parecería mas bien que con este tipo de información de la policía colombiana es todo lo contrario, pero Ecuador no va a romper relaciones... al menos del gobierno del presidente (Alfredo) Palacio", indicó Carrión. "Es impensable una ruptura entre los dos países que históricamente son fraternos y son amigos", agregó. Sostuvo que "esto, de ser cierto, cosa que dudo porque esa información yo no la tengo... se habría canalizado por otros medios, no una denuncia pública". El canciller ecuatoriano explicó que "todo ello nos lleva a conducir que no hay una voluntad de Colombia de normalizar la situación y eso es lamentable". El Director de la Policía Nacional de Colombia, general Jorge Daniel Castro, dijo el lunes en Bogotá que durante un sobrevuelo en la zona de fumigación en la frontera, se observó que en la parte ecuatoriana había "10 ó 15 hectáreas" de cultivos de coca. La policía colombiana se reafirmó el martes en su denuncias. "En el sector del Putumayo hicimos un recorrido aéreo de unos 100 kilómetros verificando la tarea de erradicación de los cultivos de coca en la frontera y logramos darnos cuenta de las siembras en territorio ecuatoriano", dijo el martes el general Jorge Barón, Director de la Policía Antinarcóticos. "Lo que hicimos fue prender las alarmas", explicó el general Barón, quien estimó que detrás de los cultivos de coca en territorio ecuatoriano pueden estar las FARC a las que atribuyó la siembra de 10.200 hectáreas en el lado colombiano. "No es descartable que los cultivos hallados en el lado ecuatoriano sean también patrocinados, consentidos, protegidos o financiados por la propia guerrilla", afirmó el jefe policial en reportaje con radio Caracol. Desde el 11 de diciembre, el gobierno colombiano reanudó las fumigaciones aéreas sobre plantaciones de coca en la frontera, luego de que permanecieron suspendidas por cerca de un año por pedido de Ecuador que denunció que esas labores afectaban a la población, cultivos lícitos, animales y medio ambiente de su lado. Ecuador consideró como un acto "inamistoso" y "hostil" el reinicio de las aspersiones mientras Colombia justificaba su decisión al señalar que en el tiempo que dejó de fumigar, los cultivos habían crecido considerablemente y que debían acabar con las plantaciones porque permiten financiar a los grupos irregulares en ese país. Las relaciones entre las dos naciones se deterioraron al punto de que Ecuador llamó en consultas a su embajador en Bogotá, elevó una queja ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y el presidente electo Rafael Correa, canceló una visita a Colombia en protesta porque se mantenían las fumigaciones, pese a los pedidos ecuatorianos de que se suspendan. En una entrevista con radio Caracol, Carrión reveló que antes de producirse la crisis habló con su colega colombiana, María Consuelo Araujo, para proponerle que una comisión de científicos ecuatorianos y colombianos estudiara el impacto del glifosato e hiciera recomendaciones sobre su utilización en la lucha contra el narcotráfico. "No hubo respuesta, el gobierno colombiano no quiere dialogar. Lo que hay es arrogancia y por eso fue llamado a consultas nuestro embajador en Bogotá", agregó Carrión.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala