Actualizado hace: 20 minutos
Anis Yamil Doumet Vera | (anisdoumet@hotmail.com)
Diciembre, mes de reflexión

En un mundo enfermo de odio, violencia, muerte, mediocridad y ambiciones desmedidas, debemos refugiarnos, más que nunca, en aquellas cosas que nos reconfortan el espíritu. Sólo los padres de familia comprenden los peligros que pasan diariamente sus hijos cuando salen de sus casas, se encomiendan a Dios pidiéndole, con nerviosismo, que los cuide y lleve por el camino del bien y la felicidad y regresen con vida a sus hogares.

Martes 26 Diciembre 2006 | 18:30

Estamos en el mes de la paz, amor, perdón, solidaridad y reencuentro familiar, qué mejor oportunidad para practicar juntos a nuestros hijos muchos temas que se quedaron en el tintero por falta de decisión o buen ejemplo, llegó la hora de enseñar a reflexionar, los viejos regaños y los conocidos sermones no funcionan, desgastan la relación, hay que enriquecerles la inteligencia y el control de las emociones. Preparémoslos para enfrentar las derrotas más que para recibir aplausos, hay que enseñarles a dialogar; entre conversar y dialogar hay una gran diferencia. Conversar es hablar sobre el mundo que nos rodea, dialogar es contar experiencias, es sacar lo que está oculto en el corazón, es penetrar la cortina del comportamiento, es desarrollar la inteligencia interpersonal. La mayoría de los padres tienen miedo a dialogar con sus hijos sobre sus temores, pérdidas, frustraciones; no es posible que padres e hijos viviendo en el mismo techo permanezcan aislados, dicen que se aman pero no cultivan el amor. Es importante revivir el hábito de dialogar, cuenten historias, cautívenlos por su inteligencia y afectividad, no por autoridad, dinero o poder; muchos padres trabajan para darles el mundo a sus hijos pero se olvidan de abrirles el libro de su propia vida, lamentablemente sus hijos van a admirarlos el día que ellos mueran. Feliz Navidad y venturoso año nuevo 2007 a los ecuatorianos, especialmente a mis hijos, nietos y familiares, a los directivos, ejecutivos y empleados de El Diario por su valioso aporte a la comunidad con verdadero sentido de orientación y objetividad esperando que el año que está por llegar cambie la historia de todos. Finalmente un saludo especial a las familias de los inmigrantes, sigan orando para que pronto se unan, todos están haciendo un sacrificio inmenso por darles bienestar y un nuevo estilo de vida. Dios los bendiga y colme de éxitos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala