Actualizado hace: 27 minutos
Venezuela
Chávez sigue en el poder pese a cáncer

El anuncio del presidente Hugo Chávez de haber sido operado porque le encontraron un "tumor abcesado" con presencia de células cancerosas, ha provocado conmoción en América Latina.

Sábado 02 Julio 2011 | 00:00

Fue el mismo Chávez quien desde La Habana leyó un comunicado, despejando así las incertidumbres que existen desde que su operación del 10 de junio en Cuba, y mantener un perfil bajo desde esa fecha hasta que reapareció en Twitter y se publicaron fotos con los hermanos Castro.

 No a la ausencia. El vicepresidente Elías Jaua descartó la posiblidad de que las funciones de la presidencia sean delegadas sobre su persona. Dijo que no será declarada la ausencia temporal presidencial porque el mandatario Hugo Chávez está en "pleno ejercicio" de sus funciones.
Diario El Universal de Venezuela en su edición digital de ayer publicó las declaraciones de Jaua, quien dijo que Chávez está fuera del país con la venia de la Asamblea Nacional, o que hace que su estadía en Cuba cumpla con las exigencias constitucionales.
Sin embargo, Teodoro Petkoff, uno de los líderes de la oposición, señaló que el mandatario sólo puede estar fuera del país 180 días y prorrogable por 180 más, para que pueda declararse la falta absoluta.

 Apoyo. Ante el anuncio de Chávez, presidentes como Alan García, Fernando Lugo, Evo Morales, Rafael Correa, Juan Manuel Santos, Cristina Fernández, José Mujica, así como la iglesia venezolana, la oposición y hasta representantes de Estados Unidos, manifestaron su apoyo durante estos momentos.
Se desconoce cuándo Chávez volverá a su país. <

Fragmentos del mensaje

Después de la excelente gira que hicimos por Brasil y Ecuador entre los días 5 y 7 de junio próximo pasados, llegamos a la Cuba solidaria de siempre para concluir la jornada con la revisión y firma de nuevos acuerdos de cooperación.
Desde el punto de vista de mi salud solo tenía previsto hacerme un chequeo en la rodilla izquierda, ya casi recuperada de aquella lesión de comienzos de mayo. (...) No fue difícil para Fidel darse cuenta de algunos malestares, que, más allá de mi rodilla izquierda, yo había venido tratando de disimular. (...) Esa misma noche todo el inmenso avance médico que la Revolución Cubana ha logrado para su pueblo, y una buena parte del mundo, fue puesto a nuestra plena disposición, iniciándose un conjunto de exámenes, de diagnósticos. (...) Se detectó una extraña formación en la región pélvica que ameritó una intervención quirúrgica de emergencia ante el inminente riesgo de una infección generalizada. (...) Luego de aquella operación, que en principio logró el drenaje del absceso, comenzó un tratamiento antibiótico intensivo con una positiva evolución, que trajo una notable mejoría.  Sin embargo (...) fueron apareciendo algunas sospechas de la presencia de otras formaciones celulares no detectadas hasta entonces. Comenzó, por tanto, y de inmediato, otra serie de estudios especiales citoquímicos, citológicos, microbiológicos y de anatomía patológica que confirmaron la existencia de un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas, lo cual hizo necesaria la realización de una segunda intervención quirúrgica que permitió la extracción total de dicho tumor. Se trató de una intervención mayor, realizada sin complicaciones, tras la cual he continuado evolucionando satisfactoriamente, mientras recibo los tratamientos complementarios para combatir los diversos tipos de células encontradas y así continuar por el camino de mi plena recuperación. (...) Ha sido un proceso lento y cuidadoso de aproximación y diagnóstico, de avances y descubrimientos a lo largo de varias etapas, en las cuales se vino aplicando un riguroso procedimiento científico que no aceptaba ni acepta apresuramientos ni presiones de ningún tipo.
Ahora, en este nuevo momento de dificultades, y sobre todo desde que el mismo Fidel Castro en persona (...) vino a anunciarme la dura noticia del hallazgo cancerígeno, comencé a pedirle a mi señor Jesús, al Dios de mis padres, diría Simón Bolívar; al manto de la Virgen, diría mi madre Elena; a los espíritus de la sabana, diría Florentino Coronado; para que me concedieran la posibilidad de hablarles, no desde otro sendero abismal, no desde una oscura caverna o una noche sin estrellas ...  Creo que lo hemos logrado.  ¡Gracias, Dios mío!

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala