Actualizado hace: 8 minutos
Tributos, impuestos
Tributos, impuestos
Por: Libertad Regalado
lire2653@gmail.com

Jueves 30 Junio 2011 | 00:00

En los últimos días el debate se ha centrado en el alza de ciertos impuestos y en la creación de otros, que con el nombre de tributos, pareciera que se aliviana un poco lo que en la realidad significa: sacar dinero de quienes son generadores de ingresos para el Estado: Empresas privadas, profesionales, servidores públicos y privados, consumidores de productos y de ciertos servicios básicos, más de aquellos que generan adicción.


Los impuestos son definitivamente necesarios para la subsistencia del Estado, países que no tienen fuentes naturales, generadoras de riqueza, subsisten gracias a estos. Aquí surge la importancia de la empresa privada y la necesidad de forjar emprendimiento, de crear condiciones  favorables para las empresas, buscar medidas que apoyen la producción y competitividad interna, lo contrario sería ahuyentar a quienes generan empleo y  aportan al incremento del PIB, así como a futuros inversores.
La existencia de esta forma de tributar tiene sus raíces en la antigüedad. Los pueblos primitivos realizaban ofrendas a sus dioses, como una forma de agradecer las bondades de la naturaleza o de prevenir futuros desastres o pedir protección para aquellos fenómenos que no tenían explicación; paulatinamente va incorporándose la palabra tributo y diezmo para definir a las especies que entregaban los campesinos a los señores feudales a cambio de protección. Pero el impuesto según la historia fue ordenado por primera vez en Egipto al aceite de cocina, después en Grecia se establece un impuesto para los gastos que generaba la guerra, más tarde en  el imperio romano, en la época de César Augusto se instituyen los impuestos sobre las herencias.
La cronología es muy larga, lo cierto que paulatinamente los gobernantes a pretexto de mantener el Estado han ido creando impuestos a todo lo que se produce, mueve o consume, a la tierra donde siembras, a la parcela en que moras, a tu trabajo profesional.  Y lo último en impuestos son los ambientales,  a los que se les ha denominado “impuestos verdes”, tras esto está el deseo de “cuidar el ecosistema y contribuir a generar nuevos hábitos de consumo”. Algo que particularmente lo veo muy valioso, ojalá se logre este propósito, ya que lo correcto sería ver que estos impuestos financien políticas de estado sostenibles y sustentables.
Pareciera que de ahora en adelante los impuestos van a tener color, me imagino que cuando se cree un impuesto al agua se les llamará azul y del aire: impuesto incoloro. La verdad de todo esto es: que de esta forma legal de quitarte parte de lo que ganas, nadie escapa, ni ricos ni pobres, todos somos sujetos de impuestos.<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: