Actualizado hace: 6 horas 7 minutos
Estados Unidos
Acusados de intentar atacar sinagoga condenados a 25 años de cárcel
Ellos deberán cumplir una condena de 25 años

Tres hombres que en 2009 fueron acusados de querer atentar contra una sinagoga y un centro judío de Nueva York y de planear el derribo de aviones militares fueron condenados a 25 años de prisión cada uno, anunció hoy el fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara.

Miércoles 29 Junio 2011 | 17:43

"James Cromitie, David Williams y Onta Williams cometieron delitos muy serios, que amenazaban a Nueva York y a sus residentes", explicó Bharara en un comunicado, en el que añadió que las sentencias "aseguran que los tres serán castigados por sus acciones".
Los tres fueron hallados culpables de conspirar para utilizar armas de destrucción masiva en Estados Unidos, de intentar usar este tipo de armamento y de tratar de comprar y emplear misiles antiaéreos.
Cromitie y David Williams fueron asimismo declarados culpables de conspiración para asesinar oficiales y funcionarios estadounidenses.
Además de las penas de cárcel, Cromitie, David Williams y Onta Williams, todos de Newburgh (Nueva York) fueron condenados por la juez Colleen McMahon a cinco años de libertad vigilada, mientras que el cuarto acusado en este caso, Laguerre Payen, recibirá sentencia más tarde.
Los cuatro fueron detenidos el 20 de mayo de 2009 en el barrio neoyorquino de El Bronx, después de haber sido vigilados durante meses por el FBI y otras fuerzas del orden.
Cromitie era el cabecilla del grupo, según informó en su día el responsable de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, quien detalló que eran "delincuentes de poca monta" que querían hacer la "yihad" en Estados Unidos.
Según señaló la fiscalía, el mencionado Cromitie se puso en contacto en 2008 con un agente de incógnito del FBI, y le explicó que estaba muy afectado por la guerra que se libra en Afganistán desde 2001, ya que sus padres habían vivido allí, y expresó su interés por hacer "algo a los Estados Unidos".
Más tarde, el agente y Cromitie se reunieron con los otros tres acusados, y hablaron acerca de atacar algunos objetivos en Nueva York, como sinagogas situadas en El Bronx y aviones militares en la base de Newburgh (Nueva York).
Para ello, Cromitie pidió al contacto del FBI que les proveyera de material para hacerlo, y después de que los acusados seleccionaran las sinagogas que pretendían atacar y vigilaran los aviones en la base, el agente les ofreció diversas armas falsas que ellos creyeron funcionales.
En concreto, les entregó un sistema de misiles guiados que no se podía disparar y más de 13 kilogramos de explosivo C4 inerte, que dijo haber obtenido de un terrorista paquistaní, aunque los facilitó el FBI.
Los sospechosos fueron detenidos poco después de colocar lo que ellos creían que era explosivo en el maletero de un automóvil ante una sinagoga del barrio de Riverdale, en El Bronx, y otras dos bombas falsas en el asiento trasero de un vehículo estacionado en otro centro judío cercano.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala