Actualizado hace: 4 minutos
JIPIJAPA
Ramo Grande está conmocionado

Los familiares de las víctimas del accidente protagonizado por el bus Coactur se debaten entre el dolor por los muertos y la incertidumbre que deja el estado de los heridos que están asilados en Manta.

Miércoles 29 Junio 2011 | 00:00

En el fatal suceso, Petita Sánchez, perdió a su hijo Daniel Lino de 10 años, su esposo Roberto Lino de 38 está asilado en Jipijapa y su otro hijo Ramón Lino Sánchez se debate entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), del Hospital de Manta.
Hoy será el sepelio de Daniel, y ayer operaron a Ramón.
Los médicos señalan que el estado del menor es crítico y si supera la cirugía también pasará cuidados intensivos.
También en UCI se encuentra Francisco Baque Freire, de 11 años, huerfano de madre hace cinco, su padre y hermanos prácticamente residen en los pasillos del trecer piso, atentos ante los informes que cada seis horas les dan los médicos.
 otra de las heridas. Leonela Rodríguez de 11 años, se recupera en el área de Pediatría, con una hemorragia interna, trauma abdominal y craneo encefálico, entró a quirófano de urgencia, resistió la cirugía, pero su pronóstico aún es reservado.
Todavía no llega su familia, pues coordina el entierro de su padre, hasta ahora a ella le han ocultado la mala noticia.
En ese mismo piso, el quinto del Hospital Rodriguez Zambrano, está Angie Piguave de 8 años, en situación estable, pero su famila está destrozada pues la noche del lunes murió la abuela de la menor, Yolanda Pincay de 60 años, quien se convirtió en la sexta víctima mortal del accidente.
Ayer el fiscal José Garzón, realizó el levantamiento del cadáver.
Mientras tanto Miguel Narvaez de 50 años, quien también viajaba en la camioneta fue internado en el área de Traumatología.
Las espera es eterna para las familias de los heridos, y las esperanzas lo único que les queda.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala