Actualizado hace: 23 minutos
Identidad cultural
Identidad cultural
Por: Alberto Miranda Vélez

Sábado 25 Junio 2011 | 00:00

Es claro que los tres pilares fundamentales de una nación lo constituyen: el gobierno, la economía y la identidad cultural. Este último es fundamental para elevar el sentido de pertenencia, consolidar a la población como colectivo y asegurar la continuidad de un pueblo disminuyendo los riesgos de desaparecer o desintegrarse.

Para los argentinos fortalecer su identidad cultural se convirtió en un dilema, puesto que siempre se ha dicho que las raíces argentinas vienen de los barcos migrantes. Entonces,  ¿cómo fortalecer el sentimiento nacional si era tan cercano su origen extranjero? La solución la dio la literatura: la obra Martin Fierro. Sí, el gaucho. Cayeron en cuenta que tenían un elemento cultural diferenciador del resto del mundo. Las raíces de este personaje fortalecieron la identidad de la nación. Actualmente, en cualquier lugar del mundo, hablar del gaucho es hablar de Argentina. Los argentinos se identifican con este hombre rústico y legendario, a pesar de no tener verdaderos  vínculos culturales ni étnicos.
No en vano los Estados Unidos han destinado ingentes recursos para mitificar sus héroes, acertadamente los han representado en monumentos gigantescos, han invertido millones en películas que lleven mensajes directos o subliminales para elevar el civismo y la identificación con su gobierno y símbolos patrios. Así unificaron los sentimientos de tantas culturas y etnias migrantes que se asentaban en el suelo del sueño americano.
México ha construido una imagen cultural ante el mundo valiéndose del mariachi,  que en realidad representa a un sector pequeñísimo del país, pero su autenticidad lo ha hecho notable, y la nación entera lo adoptó como su personaje emblemático; su imagen traspasó fronteras y con ello vino el reconocimiento mundial que los llevó a exportar su música y gastronomía, recogiendo el fruto de su herencia ancestral.
Los manabitas sin mayor esfuerzo somos dueños de una reconocida identidad cultural, que nos permite destacar en el país y a la vez sentirnos hermanos entre nosotros, históricamente hemos sido merecedores de respeto y aprecio en donde estemos. Con nuestros signos y símbolos culturales perfectamente podríamos representar al Ecuador. Lo paradójico es que a este gran legado no lo hemos valorado ni fortalecido; es más, nos convertimos en vulgares imitadores de lo foráneo para sentirnos del mundo de los gringos. Quisimos dejar de ser:nosotros mismos, alejándonos de la estirpe montubia, la de los montoneros, la de Alfaro. 
Por ello pondero la creación del mes del manabitismo, oportuno y necesario para contribuir a potenciarnos y no morir como pueblo.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: