Actualizado hace: 11 minutos
Manta
Policías lejos de casa
Policías están lejos de sus familiares

Carlos no sólo tuvo que dejar a su familia en Quito, sino también sus estudios para cumplir con su trabajo.

Jueves 23 Junio 2011 | 15:59

Él es policía desde hace 16 años y aunque sabía que uno de los requisitos para formar parte de las filas policiales es rotar en diferentes lugares, el momento en que recibió el memorándum para el cambio de provincia no pudo evitar la tristeza.

Eso implicaba abandonar a sus tres hijos y su esposa, además de dejar de estudiar contabilidad, materia en la que ya había aprobado el segundo semestre. 
El policía dijo que el primer mes que llegó a Manta no fue muy complicado para él, ya que la expectativa de conocer nuevos compañeros y cumplir con su trabajo en otro ambiente ocupaban, principalmente, sus pensamientos, pero luego la realidad cambió.
No poder ver a sus hijos ni compartir con ellos día a día le quitaban las ganas de continuar. 
En Manta tiene un año y un mes trabajando, pero en todo este tiempo aún no logra acostumbrarse a estar lejos de su familia.
 
EN OTRA CIUDAD. Antes de venir a Manta trabajó en Tulcán y Esmeraldas, pero en esos lugares la situación fue distinta ya que aún no estaba casado y cuando formó su familia laboró diez años en Quito. Trabajar lejos además le representa gastos extra porque debe comer en la calle, enviar a lavar la ropa y gastos en la transportación. Él viaja cada 15 días a Quito para visitar a sus hijos.
La opción de traer a su familia a vivir con él no está en sus planes porque su esposa trabaja allá y sus hijos estudian en esa ciudad.
En Manta casi el 70% de los policías son de otras provincias.
 
OTROS CASOS. Esta situación se repite en Juan. Él es oriundo de Quito y dijo que hay dos aspectos que se los debe tener en cuenta en esta situación.
Una de ellas es el no tener una estabilidad familiar, por lo que tienen que cambiar constantemente de lugar de trabajo. Aunque de eso estuvo consiente cuando decidió ser policía.
En Manta lleva más de tres años trabajando y desde ese entonces viaja cada 15 días para visitar a su familia.
Él no ha decidido traer a su familia porque asegura que el gasto sería mayor y que las viviendas fiscales no abarcan la necesidad de su familia. Él tiene dos hijos. 
Miguel Cisneros, jefe de la Policía de Manta, indicó que todos quienes deciden ser policía desde un principio deben estar consientes de lo que implica esta labor.
El oficial explicó que trabaja en el proyecto de Reorganización Policial. “Aunque éste es un proyecto difícil de cumplir se lo trata de manejar de la mejor manera posible”, dijo.
En febrero a nivel nacional 1.262 uniformados recibieron el comunicado que iban a ser reubicados en sus lugares de origen.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala