Actualizado hace: 3 horas 29 minutos
Enrique Delgado Coppiano | Telefax 05-2696235
Suprimir la segunda vuelta electoral
Enrique Delgado Coppiano | Telefax 05-2696235

Pese a todo lo que se diga, por las experiencias no muy agradables vividas en Ecuador con sus partidos políticos, en momentos en que se tiene como tema central la expedición de una nueva Carta Suprema, a través de una Asamblea Constituyente, hay que dejar en claro, que el ejercicio de una verdadera democracia se ejerce con la presencia de esos denostados partidos políticos, organizados justamente bajo reglas muy claras en que se ejerza una acción de participación general profunda, que permita que ellos no sean el reducto de un solo líder o minúsculo grupo de poder que terminan usufructuando de influencias y decisiones para su propio beneficio, en detrimento del gran esquema ideológico, que siempre es bueno, del partido, y en esos momentos empieza la declinación del respaldo popular a esas ideas y proclamas.

Sábado 23 Diciembre 2006 | 21:04

Eso es lo que aquí ha sucedido. Más, a su vez, el sistema de dos vueltas electorales, también se ha convertido en un adversario tenaz de la existencia partidista, pues permite la multiplicación de movimientos y agrupaciones, carentes de una verdadera concienciación ideológica y principios democráticos, y cualquier grupo de amigos, utilizando un simple membrete, exhiben candidaturas, que utilizando los vacíos de la Ley de Elecciones, pueden inscribir a esos líderes de oropel, que no resisten la primera prueba del enfrentamiento electoral, y que al iniciarse la segunda vuelta empiezan a elucubrar cómo se embarcan en un carro ganador, en busca de pescar algo, a río revuelto, y hacerse luego presentes con exigencias, que huelen a chantajes ante uno de los contendientes finalistas. Esta es otra realidad que nos deja la última elección. Si la elección presidencial se reduce a una sola vuelta, el alineamiento ciudadano se dará tras de menos candidatos, y el elector acogerá más fácilmente, entre menos y confundidas opciones, a verdaderos líderes que a su vez tendrán que presentar planteamientos y propuestas más claras, comprensibles, sin sesgos demagógicos, que lleven el sello de la verdad y cuya realización se aprecie más objetiva, librándonos de los charlatanes tarimeros, que nos han causado tanto daño en el plano democrático-electoral. Con una sola vuelta ganaremos seriedad en la actividad política y el país ahorrará millones de dólares que cuestan procesos electorales en seguidilla. Esta es una opción perfectible. Aprovechamos este último párrafo para desear a nuestros lectores una feliz Navidad y que el año venidero, sea mejor para todo Ecuador.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala