Actualizado hace: 4 horas 42 minutos
Relación con Colombia podría deteriorarse

El vicecanciller Diego Ribadeneira dijo que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, "tiene en sus manos tomar una decisión al respecto" y superar la crisis diplomática entre los dos países, desatada desde que Bogotá reanudó las fumigaciones aéreas con glifosato cerca de la frontera.

Sábado 23 Diciembre 2006 | 18:13

El gobierno de Ecuador advirtió este viernes que la reanudación de las fumigaciones aéreas antidrogas que hace Colombia cerca de la frontera, ponen en peligro el buen nivel de las relaciones bilaterales. El vicecanciller ecuatoriano, Diego Ribadeneira, insistió en exigir a Bogotá que suspenda las aspersiones aéreas, porque el potente herbicida que usa en ellas, el glifosato, llega por efecto del viento a zonas de su país y afecta a poblaciones, animales y cultivos. Ribadenira recordó que las fumigaciones colombianas fueron suspendidas hace un año y dijo que durante ese tiempo, los dos países encontraron mecanismos para mejorar su relación, que históricamente han sido buenas. Sin embargo, lamentó que "el tema de las fumigaciones esté poniendo en peligro todo este trabajo". Ribadeneira dijo que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, "tiene en sus manos tomar una decisión al respecto" y superar la crisis diplomática entre los dos países, desatada desde que Bogotá reanudó las aspersiones aéreas con glifosato cerca de la zona limítrofe. También señaló que esa fue la causa para que el presidente ecuatoriano, Alfredo Palacio, no aceptara una visita solicitada por Uribe para visitar hoy mismo Quito, con el fin de discutir el problema. Asimismo, dijo que la cancelación de la visita que el presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, tenía previsto hacer hoy a Bogotá, también es "una señal de que todo el pueblo ecuatoriano exige las suspensión de las fumigaciones. Esa es una condición de Estado". "Una visita presidencial debe tener resultados positivos y, si no se dan las circunstancias para que ello ocurra, es mejor no hacerla, es mejor hacerla posteriormente y no precipitar las cosas", apuntó Ribadeneira. El Gobierno ecuatoriano, recordó el diplomático, advirtió con anterioridad del "peligro que suponía, no solamente desde el punto de vista científico, sino político, para las relaciones entre Ecuador y Colombia, la reanudación de las aspersiones". "No nos oponemos a que Colombia luche contra su problema de la droga, contra la coca; Colombia tiene todo el derecho de hacerlo, pero nosotros también tenemos el derecho de velar por el bienestar de nuestros pueblos, de nuestras tierras y de nuestros cultivos", dijo el vicecanciller. El diálogo "no se abrirá y una visita del presidente Uribe no podrá ser realizada" mientras no se suspendan las fumigaciones y no se tome en cuenta los estudios sobre el terreno de los efectos del glifosato, añadió Ribadeneira. También remarcó que, mientras Colombia no acepte los estudios científicos, con el apoyo de Naciones Unidas y otros organismos internacionales, el embajador de Ecuador en Colombia, Alejandro Suárez, no regresará a esa legación diplomática. "Sabemos que ellos (Colombia) terminarán las fumigaciones en una semana, por razones técnicas y si el tiempo lo permite, pero lo importante es saber si aceptarían realizar un estudio conjunto", con el apoyo de Naciones Unidas sobre el impacto del glifosato, reiteró. Ribadeneira remarcó que Ecuador demanda que Colombia haga una erradicación manual de las plantaciones de coca, mientras se realicen los estudios solicitados.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala