Actualizado hace: 5 minutos
Ecuatoriana se quemó en quirófano

España.-Una mujer ecuatoriana de 31 años sufre quemaduras de segundo grado en sus dos muslos tras incendiarse la mesa de operaciones en donde iba a someterse a una cesárea, en el hospital de Los Arcos.

Miércoles 20 Diciembre 2006 | 22:33

El centro hospitalario de San Javier ha clausurado el quirófano y aún desconoce las causas del accidente. La paciente fue hospitalizada ayer en la Arrixaca para recuperarse de sus heridas. Los hechos tuvieron lugar a las 20 horas del pasado viernes en Los Arcos, cuando Clara Doraliza Bustamante Jumbo, vecina de Santiago de la Ribera, ingresó de urgencia ante los dolores de parto que padecía. "Me dieron la epidural en el quirófano, pero como no dilataba suficiente optaron por hacerme la cesárea. Entonces olí a quemado y me dí cuenta de que mis piernas ardían pero no podía hacer nada porque no las sentía por la anestesia. Grité para que me ayudaran, ya que en el quirófano estaban distraídos y se armó un gran alboroto por lo que tardaron en reaccionar. Me tiraron agua encima y me tumbaron en el suelo, con mi crío aún dentro de mi vientre, y me desvanecí", recuerda la mujer ecuatoriana que trabaja como empleada de hogar. Clara Doraliza se lamenta de la actuación del personal del quirófano de Los Arcos, que se puso muy nervioso cuando se empezó a incendiar parte de la mesa del quirófano, que le afectó a sus dos piernas. "Oí que gritaban 'que se nos quema', pero tardaron en reaccionar y yo sólo quería que me salvaran porque veía que me abrasaba. Creo que al final se juntaron ocho personas en el quirófano, pero yo pasé mucho miedo porque pude morir quemada en el quirófano", declara con lágrimas en sus ojos al pensar en el futuro de sus dos hijas de 13 y 5 años si se hubiesen quedado sin madre. Siguió la cesárea Después del incidente, y calmados los ánimos, la paciente fue trasladada a otro quirófano en donde se realizó la operación de cesárea que no se pudo iniciar en la sala de operaciones siniestrada. Al final, vino al mundo sano y salvo Eduard Luis Garzón Bustamante, primer varón de la pareja. Aunque el incidente se produjo el pasado viernes en Los Arcos, durante el día de ayer la mujer herida y el recién nacido fueron trasladados a la Arrixaca, ya que en este hospital existe la única unidad de quemados y de cirugía plástica de la Región. La madre y el niño permanecen en el área de maternidad para que puedan estar juntos, mientras los especialistas de quemados ya han hecho una primera evaluación de sus lesiones. El marido de Clara Doraliza se ha negado a firmar una documentación presentada por la dirección del hospital hasta presentar una denuncia judicial por los hechos, y pedirá el apoyo del consulado de Ecuador en Murcia. Por su parte, la mujer que permanece hospitalizada en la Arrixaca con fuertes dolores, reclama justicia y responsabilidades. www.laopiniondemurcia.es
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala