Actualizado hace: 9 minutos
Elí Montesdeoca Vélez
Adelante Ecuador adelante

La jornada cívica democrática que hemos vivido los ecuatorianos abre una importante expectativa a la nación de las cinco regiones del País, que de alguna manera creemos en la necesidad de un verdadero i profundo cambio de las estructuras socio políticas i económicas nacionales, para nunca mas repetir los errores que nos han llevado a la inestabilidad política que tanto daño hizo al Ecuador.

Jueves 21 Diciembre 2006 | 20:56

El cambio esperanzador comienza por redactar una nueva constitución, en que el poder nacido del voto popular no pueda ser violentado por un congreso autoproclamado siquiatra, por una cúpula militar que cree que su apoyo al presidente constitucional es deliberante; que la partidocracia que todo lo ha manejado por mezquinos intereses de pequeños grupos de poder, en contra de las grandes mayorías, no sea quien elija las cortes de justicia, los tribunales electorales, ni los órganos de control del Estado. Para que el Ecuador siga adelante, se debe convocar ya a la ofrecida consulta popular para que el mandante soberano decida la instalación de la Asamblea Constituyente, cuyos integrantes deban reunir como primera condición ser abogados de la República, que no tengan vínculo con partido político alguno, ya que su tarea será la redacción jurídica de un nuevo texto de la Lei Suprema del Estado. Le toca al economista Rafael Correa Delgado, llevar adelante al Ecuador i sembrar los excedentes del recurso no renovable petróleo en escuelas, volviendo a la doble jornada educativa, duplicando el sueldo a los maestros para que vuelvan a enseñar cívica; convertir al banco de fomento en exclusivo para los agricultores, que se les preste el dinero del estado con mínimo interés, para que siembren comida; que la formación policial tenga un pénsun de estudios de seis años; que nuestros congresistas tengan una ciudadela legislativa sin ningún costo, donde generen leyes en función del bien común, sin acceso a ministerios en busca de contratos; que se le entregue competencias i recursos a los gobiernos municipales en función de necesidades insatisfechas; que se asigne a la universidades recursos para la investigación; que la salud tenga la atención que merece como segundo derecho humano. El Ecuador de la costa, sierra, oriente, la región insular i los migrantes, mira con gran expectativa el resultado de su voto en las urnas, esperando la revitalización de la extinguida clase pobre ecuatoriana, que pierde inclusive la vida intentando migrar; espera el cumplimento de su acariciado sueño de días mejores para sus hijos, i el regreso de los que partieron para juntos lograr una vida digna.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala