Actualizado hace: 3 horas 39 minutos
Fernando Macías Pinargote
La Genealogía

El Dr. Alfredo García Macías fue profesor del sesquicentenario Colegio Nacional Olmedo. Y allí, quienes fuimos sus alumnos, estuvimos atentos a sus enseñanzas y análisis.

Jueves 21 Diciembre 2006 | 20:53

Hoy, jubilado, mantiene una constante preocupación por los hechos culturales de Manabí que, según él, vivifican su alma y lo animan a realizar otras cosas nobles en beneficio de la sociedad. El Dr. Alfredo García Macías es un asiduo asistente a los actos culturales que las instituciones manabitas realizan periódicamente. Por impedimentos de última hora, no pude concurrir a la presentación de su obra de genealogía sobre la familia García Macías. Pero él ha tenido la gentileza de entregarme personalmente este valioso documento que, como acertadamente expresa Carlos Avellán en el prólogo, ha sido armado paciente y sistemáticamente. La genealogía es una fuente para el conocimiento de los pueblos. Es obvio que si la historia está llena de conocimientos y éstos tienen como protagonistas a los seres humanos, hay que ir a la esencia de esos seres humanos para ensamblar situaciones que la memoria olvida. “El estilo es el hombre”. Esta frase atribuida al Conde Bufón, matemático y naturalista francés, coincide con aquello de que identificando al hombre descifraremos su mundo. Y, el Dr. Alfredo García, descubriendo para todos sus propios ancestros, nos está regalando una parte de nuestro pretérito, tan rico en motivaciones. Es satisfactorio conocer que en nuestra tierra hay aficionados a esta disciplina tan importante. Antes, José Arteaga y José Toro García habían entregado elementos valiosos en las investigaciones de sus propios apellidos. Hoy es Alfredo García Macías quien, imbuido del entusiasmo por su afinidad con la cultura, y deseoso de mostrar la contribución de sus ascendientes a la vida pública y privada, nos entrega el libro al que nos referimos, para que de él bebamos quienes queremos conocer sobre Manabí y su pasado. Y no sólo conocer sobre apellidos valiosos y sus orígenes, sino encontrar auténticas joyas: casas antiquísimas y un legendario árbol de tamarindo que pertenece a esta tradicional familia y que todavía resiste al llamado progreso. Una reunión familiar, amena y bullanguera, en donde se terminan de conocer los viejos y los nuevos, puede ser el inicio de una vocación que aplaudimos y que esperamos se multiplique en la provincia. Felicitaciones al amigo y ex profesor Alfredo García por este libro que enriquece la genealogía manabita y aporta con una rama importante para el descubrimiento final de nuestro frondoso árbol regional.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala