Actualizado hace: 2 horas 35 minutos
Ascanio Cedeño
Los 135 años de la parroquia Sucre

Sucre, la actual cabecera cantonal de 24 de Mayo, fue creada como parroquia rural por el municipio de Jipijapa, el 19 de diciembre de 1871; es decir, conmemoramos los 135 años del origen de lo que fuera después del cantón número 13 de Manabí.

Martes 19 Diciembre 2006 | 21:50

Por ese entonces 2 recintos importantes movían el comercio derivado de la agricultura y ganadería en el sector: Santa Rosa, hacia el sur, en donde figuraban Javier Loor Salazar y Camilo Triviño, junto al colombiano Juan de Dios Zuloaga, como los ciudadanos más destacados; por el norte, El Pueblito era también de importancia y allí Juan e Idelfonso Toala Delgado, y Juan Ponce, eran los comerciantes más influyentes. Creada la parroquia nunca se pusieron de acuerdo en dónde ubicarla, pues ambas localidades tenían méritos para serlo y así pasaron 20 años, hasta que el municipio decidió comprar un terreno para la casa parroquial en un sitio equidistante entre las 2 comunidades y terminar así con el problema. Gil Antonio Cedeño, quien llegó a ocupar la presidencia del Concejo en Santa Ana y vendría a ser tatarabuelo del actual alcalde Ramón Vicente Cedeño B., fue el vendedor. La casa y terreno se ubicaban frente al actual parque pero en el lado opuesto de la sede del gobierno cantonal. El sitio se llamaba Lodana y luego lo encontramos 13 kilómetros rumbo a Portoviejo, como parroquia urbana del mismo nombre, pero jurisdicción de Santa Ana, denominación en honor al río, hoy estero, que riega esos territorios. Hace 135 años la autoridad que presidía las sesiones en los municipios era el jefe político y a falta de éste su suplente; fue por eso que José Joaquín Cañarte, en ausencia de Flavio García, dirigió el cabildo que tomó la decisión que celebramos, con el apoyo unánime de los concejales: Iván Castro, Simón Zeballos, Norberto Yoza y Sabino Vera. Esta fecha histórica para 24 de Mayo, junto al 10 de septiembre y 15 de febrero, debe ser fiesta cívica como lo son las otras dos, pero pasa inadvertida; es más, resulta casi o totalmente desconocida, por lo que sería oportuno rescatarla en escuelas, colegios, instituciones y ciudadanía, para acrecentar nuestro amor al lugar natal, con el pleno conocimiento de su historia. El actual municipio bien pudiera dictar una ordenanza rescatando la fecha, pero más aún haciendo que con la misma se designe alguna de las tantas escuelas sin nombre del cantón, o una calle o el coliseo municipal; en fin hacer que el 19 de diciembre no siga siendo una fecha más, si no una fecha a ser recordada permanentemente y con respeto y fervor cívico.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala