Actualizado hace: 4 horas 58 minutos
No hay previsiones para mejorar provisión de agua

Con la llegada de la estación lluviosa volverán a presentarse los inconvenientes para la provisión de agua potable en las ciudades. Aunque el problema se repite cada año, no se toman las medidas preventivas.

Jueves 14 Diciembre 2006 | 20:06

En Manabí las emergencias más frecuentes son las sequías en el verano y las inundaciones en el invierno. Las primeras motivan el temor de la escasez de agua en volúmenes suficientes para abastecer a la población; las segundas por los desastres que pueden traer consigo y el riesgo de enfermedades que queda una vez que el nivel de las aguas baje. Suele ocurrir que la elevada sedimentación de los ríos –un problema que se presenta a lo largo de todo el invierno- obliga a paralizar las plantas de agua potable, a veces durante varios días hasta que se normaliza el caudal. Esta suspensión deja, también, sin servicio a las poblaciones que son abastecidas por esos sistemas. Cada año se habla de opciones para mejorar, al menos, las condiciones de captación de agua cruda. Pero no se las aplica. Y se las vuelve a mencionar cada vez que llega el invierno y obliga, nuevamente, a suspender la provisión del líquido vital a las comunidades. La solución está en manos de varios organismos. La Corporación Reguladora del Manejo Hídrico de Manabí (CRM), el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), las empresas regionales o cantonales de agua potable, los municipios y juntas parroquiales, todas son entidades que bien pueden unirse para aplicar medidas con el fin de impedir que los ciudadanos sufran por las emergencias que ocasiona la falta de agua para consumo humano. De otra forma, cada vez que llegue el invierno la población desempolvará los proyectos con la esperanza de ponerlos en marcha el año siguiente.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala