Actualizado hace: 23 minutos
REACCIÓN
Rechazo relativo para fumigaciones
Aviones AT 802 realizan labores de fumigación con el herbicida glifosato en cultivos de coca

El Canciller Francisco Carrión indicó este martes, que el Ecuador rechaza y lamenta las fumigaciones con el herbicida glifosato de cultivos ilícitos en Colombia, cerca de la frontera norte; sin embargo, señaló que Colombia cumple con el acuerdo firmado hace un año para suspender las fumigaciones en una franja de diez kilómetros.

Miércoles 13 Diciembre 2006 | 21:14

Carrión en una entrevista con un medio radial expresó que “en materia de aspersiones la posición es firme, Ecuador no acepta que se hagan ese tipo de aspersiones en una franja de diez kilómetros y la información oficial que tengo es que esto no se ha producido”. Asimismo agregó “lo que haga Colombia en su territorio, más allá de la franja, es su responsabilidad y no nos afecta para nada”. Carrión recordó que “esos acuerdos (suscritos por los cancilleres de los dos países en Quito en diciembre del 2005) están siendo respetados en materia de aspersiones”, que fueron suspendidas en enero pasado. El gobierno ecuatoriano solicitó ese distanciamiento después de las versiones de pobladores de la zona fronteriza que aseguraron haber sido afectados por las fumigaciones y que el glifosato había afectado a las plantaciones de maíz, yuca y otros cultivos, así como a la salud de los animales. Las asperciones Por su parte, la Policía de Colombia informó que reinició el lunes pasado la fumigación aérea de cultivos de coca en los departamentos limítrofes de Nariño y Putumayo; no obstante, se respetará la distancia establecida. Mientras tanto, el periódico electrónico Ecuadorinmediato.com resalta versiones de la prensa internacional, de que las fumigaciones se efectúan dentro de una distancia de 100 metros de la frontera con Ecuador. Pero el jefe de la Policía Antinarcóticos de Colombia, Jorge Barón, reiteró que se ha respetado la franja de 10 kilómetros. Explicó además, que el reinicio de las fumigaciones se debe a la detección del crecimiento desbordado de cultivos de coca, y la cifra que tenían sobre estos sembríos se ha duplicado. Asimismo, aseveró que el trabajo se está realizando por vía aérea pero de acuerdo con un manual ambiental que ha sido perfectamente definido por su país, y en condiciones suficientemente claras, y con un sustento técnico importante que permitirá garantizar la apuntación del herbicida a los cultivos ilícitos que existen en Colombia y no ocasionarán problemas en Ecuador.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala