Sábado 01 Agosto 2015 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 18 minutos
DESTACADAS
Por 5 mil habitantes no se tendrá otro asambleísta
Censo

Por 5 mil habitantes no se tendrá otro asambleísta

Jueves 03 Febrero 2011 | 18:47

El número de habitantes define el número de representantes en la Asamblea Nacional, por lo que, con el último censo cambiaría el peso político de provincias como Guayas, Pichincha, Los Ríos y El Oro, pero no el de Manabí en el organismo legislativo.

En el parlamento Manabí tiene ocho asambleístas provinciales, número que se mantendrá, precisó el analista político Roosevelt Cedeño, no así en el contexto global, donde si habrá variaciones porque de 124 asambleístas se incrementaría a 131 con los resultados del último censo, acotó.

Al respecto el asambleísta del PRIAN, Tito Nilton Mendoza, precisó que por cinco mil habitantes Manabí dejará de tener un asambleista más.

“El incremento de asambleístas está supeditado al crecimiento poblacional, a los gobiernos regionales que se crearán y a los distritos, que también tienen derecho a tener representación parlamentaria”, puntualizó Cedeño.

Ya hay estimaciones de que en Guayas el número de asambleístas subirá de 17 a 20 y de 13 a 15 en la provincia de Pichincha.

De acuerdo al Código de la Democracia, a cada provincia le corresponden dos asambleístas como mínimo, más uno por cada 200 mil habitantes o fracción mayor a 150 mil. Esta nueva distribución correrá en las elecciones del 2013.

El analista Cedeño dijo que siempre hay la posibilidad de tener más asambleístas manbitas en el parlamento a través de los asambleístas nacionales. “Actualmente el peso político de Manabí en la Asamblea está en el 7 por ciento con los asambleístas nacionales, que podría subir al 9%, pero el peso de los asambleístas provinciales bajaría al 6%”, precisó.

Sin embargo, dijo Cedeño, “mas allá de la cantidad, lo que incide es la calidad. Salvo dos honrosas excepciones, los asambleístas están ahí sumidos a las directrices del partido”.
 


+ NOTICIAS

“Perros que jamás ladraron”

Vicente Mendoza Pavón | 04:00 No, no me voy a referir a esa maravillosa obra de teatro del dramaturgo cubano Rogelio Orizondo, cuyo título encabeza este escrito; es que en nuestro país han aparecido opositores reclamando por la “vigencia de la democracia”, como si actualmente nos gobernase una dictadura. Se insiste en afirmar que en el Ecuador no existe la libertad de expresión, cuando todos los días escuchamos, leemos y vemos en medios de comunicación a presentadores de noticias y entrevistados expresar, con total libertad, versiones falsas, como aquellas que afirman que las salvaguardias arancelarias encarecerán todos los productos de primera necesidad. Una afirmación semejante tiene dos explicaciones: ignorancia sobre el tema u odio contra el Presidente.