Actualizado hace: 55 segundos
Omar Escalante
Tragedia que enluta dos ciudades

Una macabra tragedia corta la existencia de las juveniles y valiosas vidas, Ivonne Zambrano Montesdeoca e Ileana Cedeño Villacreses.

Lunes 11 Diciembre 2006 | 20:09

Me sumo al inexorable dolor que embarga a los familiares de las decesadas, en especial a la familia Zambrano Montesdeoca. Toda muerte es dolorosa, pero más aún la acaecida el 18 del mes de noviembre y año en curso, que es de trascendental conocimiento, en primer lugar, por ser inesperada, trágica y uno de los dolores más profundos para una madre, la de un hijo (a) nacida de sus entrañas. Recuerdo cuando le acompañé en varias coberturas periodísticas en el periodo de Señorita Patronato; cómo se iluminaba el rostro de alegría al arrancar sonrisas a niños, ancianos, que hasta el sentir de la alegría es limitada en su ambiente de vida, cuando éstos recibían los presentes de manos de ella. Probablemente, al conocer esta nefasta noticia, a las sonrisas de aquella época, se sumaron lágrimas de dolor. Para el que ha vivido y vive el dolor comprende la realidad de una tragedia, para aquello no hay palabras cicatrizantes, todas las diluyen las lágrimas, la desesperación. Sólo hay una esperanza confortadora y confiable, la que viene de Dios; acercarnos con fe genuina y un conocimiento exacto de él. Jesús lo menciona en las sagradas escrituras en Juan 11:25 “Yo soy la resurrección y la vida. El que ejerce fe en mi, aunque muera, llegará a vivir”. Que esta inexorable tragedia sea una dura lección, para que las autoridades respectivas, tomen las correctivas que ameritan y no vuelvan a repetirse.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala