Actualizado hace: 20 minutos
Jorge Guillén Morales
El cambio debe empezar por nosotros

Una vez concluido el último proceso electoral, empieza nuevamente a envolvernos un ambiente de dudas e incertidumbre, creado por quienes se sienten insatisfechos, por los que no saben qué hacer, por aquellos que no están preparados para enfrentar su propio destino, por los que le tienen miedo al cambio y sobre todo, por quienes les interesa crear el caos y la anarquía porque se sienten afectados a sus más protervos intereses.

Lunes 11 Diciembre 2006 | 20:09

Claro está, cuando no se juega al ritmo de los de siempre, los demás son todo lo malo del mundo y van preparando sus artimañas, con mentiras, engaños y demás inmundicia a la que están acostumbrados, pues se sienten acorralados y no harán otra cosa que no sea seguir con sus bajos instintos. Otros empiezan por exigir al nuevo mandatario el cumplimiento de las promesas de campaña y no les interesa otra cosa, sólo esperar y recibir, porque nunca aprendieron a luchar, a trabajar por sus propios ideales, a romper viejos esquemas y a contribuir para el éxito tanto personal como el de los demás. Por qué no entender que no todo es fácil, que en cada proyecto que se inicia debe existir la suma del esfuerzo y la perseverancia de quienes desean conseguir metas, de aquellos que aprendieron a valorar el futuro y a ser consecuentes con su destino. Queremos un trabajo, una casa, una posición social, una buena pareja, unos hijos sanos, una buena familia, pero, ¿qué estamos haciendo y aportando para conseguirlo? O es que acaso seguiremos creyendo que siempre son los demás los que tienen que esforzarse y los otros sólo esperar que la “suerte” les llegue. Tenemos que aprender a valorar lo que tenemos, pues vivimos en un país inmensamente rico, donde lamentablemente unos cuantos atracadores se han adueñado de lo que pertenece a todos los ecuatorianos, producto también de los malos gobiernos que han solapado e incluso han hundido al país en la deshonra y en una de las peores crisis de la historia, tanto económica, social, productiva y de valores morales. Y aún así muchos pretenden seguir esperando y recogiendo lo que no han sembrado. Por qué no entender que el verdadero cambio debe empezar por nosotros. Reivindiquémonos con nuestra sociedad y con la Patria, ayudemos a construir el nuevo Ecuador que todos queremos, pero con esfuerzo y convicción, con perseverancia y honestidad. Si no nos involucramos en el cambio, nada va a cambiar e incluso seremos los únicos culpables de lo que pase de ahora en adelante. Basta de dejar que otros nos manejen a su antojo como títeres, seamos coherentes con nuestros ideales y no vendamos nuestra conciencia a nadie, pues después sólo seremos esclavos del poder de la corrupción y de la deshonra. Está bien soñar y anhelar días mejores, pero trabajando con esfuerzo para hacer realidad lo que deseamos. Tenemos derecho a exigir, pero empecemos por nosotros.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala