Actualizado hace: 1 minuto
Jacinto García Delgado
Grito de indignación

Así de sencillo... “El agua potable que es una conquista, plenamente garantizada en la Constitución Política de la República del Ecuador, si pierde la clarificación, olor y sabor para beber da cabida a un grito dramático de indignación.

Jueves 27 Enero 2011 | 00:00


Entonces, sin salud no se puede asegurar el desarrollo humano, económico y social. Los manabitas y los ecuatorianos deben saber que Canuto, parroquia del cantón Chone, por un tiempo de veinte años recibió agua potable desde la Planta Regional de Agua Potable de La Estancilla, la cual tuvo gran aceptación, siendo factor primordial para un cambio en los sistemas de salubridad.
Realmente poco tendría que decir cuando, a través de los medios de comunicación colectiva, hemos venido luchando infatigablemente en contra de los que juegan con la salud de los pueblos y especialmente con la de Canuto. Hoy, nuevamente considero que la centenaria parroquia debe estar integrada a la planta de La Estancilla, igual como a través de sus respectivos municipios están los cantones de Tosagua, Bolívar-Calceta, Junín y Sucre-Bahía de Caráquez. Lo contrario será abrir en camino al retroceso.
1. El alcalde de Chone, doctor Ítalo Colamarco Vera, en calidad de consejero del gobierno provincial de Manabí, debe intervenir e impulsar tan reclamado convenio con los principales accionistas de la planta de La Estancilla y cumplir con la obra de agua potable,  calificada por reunir los cuatro pasos indispensables del procesamiento, como son: captación del agua, filtración, sedimentación y clorificación. Proceso que no es voluntario sino exigible jurídicamente.
Pero hay algo más, a los canutenses le asiste todo el derecho de saber las razones por las que el Consejo Provincial de Manabí edificó los tanques reservorios a un costado del cementerio de Canuto, negándole todo el derecho de construirle a orilla del río Canuto. Igual como está la planta de agua potable de Chone, a orilla del río Chone; así como la planta de La Estancilla y la del Ceibal de Rocafuerte, entre otras.
Por eso anhelamos la intervención del alcalde de Chone, confiamos a este indispensable cambio de actitud, de orientación y experiencia por ostentar el título de doctor en medicina, al tanto con los últimos avances de la ciencia y la salubridad, por lo cual debe dar su más amplio apoyo a fin de encontrar las mejores soluciones para salvar a los canutenses de la antisalud que se llama esa agua sin tecnificación ni clarificación y clorificación. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala