Actualizado hace: 9 minutos
Arrolladora  presencia
Arrolladora presencia
Por: Rosa Dalia Cevallos

Jueves 27 Enero 2011 | 00:00

Ya llegó, dijeron varias voces y todas las miradas se concentraron en el acceso principal del edificio de Cnel. Allí vigilaba desde horas de la mañana un piquete policial, pude percibir que no todos estaban a gusto. La seguridad se fue incrementando con infantes de Marina, hasta que alrededor de las cuatro y media de la tarde, no la una ni las tres como decían los noticieros, arribó el Presidente, a exigir orden en la otrora Emelmanabí, ejemplo de que no necesariamente los manejos autónomos o provinciales resultan en calidad de servicios ni administración pulcra. En Ecuador hacía falta una verdadera desconcentración y hasta una descentralización, siempre que los gobiernos locales estén preparados para hacerlo mejor que el Estado Central, llamémoslo así.


Pero sumada a la normal expectativa y hasta temor que deben haber sentido algunos funcionarios,  al solo  haber expectado el paso del mandatario y casi ida de bruces empujada por los que estaban atrás, puedo confirmar la arrolladora presencia del líder que venía formándose desde sus tiempos como boy-scout. Palpó de cerca las necesidades de la gente común y eso lo comprometió a desafiar lo establecido.
Costeñísimo en su apasionamiento y lenguaje coloquial que no pocos censuran por considerarlo impropio de un Jefe de Estado, no vaciló en conocer de cerca al pueblo indígena viviendo en una comunidad y hasta aprendiendo su idioma. Estudios superiores en Estados Unidos y  Europa lo convencieron  aún más de que no hay razón valedera para que nuestro país continúe rezagado, tiene muchos más recursos que varios europeos juntos. Toda la concepción de las cosas: así manejamos el tránsito, los contratos son para el grupo cercano al poder, nuestras carreteras serán malas por una eternidad, los camales de otros países son mejores que nuestros hospitales, etc. debían replantearse.
Esta errónea percepción lo hace meterse en todas las áreas para construir  un nuevo país, hay resultados palpables que  la necedad no permite reconocer,  poniéndose por encima de cualquier logro la democracia y olvidando que años atrás muchísimos opinaban que Ecuador merecía una dictadura. Hoy, hospitales que solamente vemos en películas; vías de países desarrollados y hasta un puente que ni con un préstamo no reembolsable de la China se concretó, causando escepticismo tras el anuncio de su construcción; un patrimonio cultural  protegido, muestran lo que puede lograr un hombre que ha desafiado esquemas. Rafael Correa pudo haber educado su voz para dedicarse al canto, algo que lo hace vibrar, pudo buscar un espacio en la televisión para ser una estrella, su apostura y presencia de ánimo son innegables. Resta ver si las preguntas de la consulta,  más polémicas que nunca, consiguen un nuevo respaldo a su gestión.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: