Actualizado hace: 3 horas 37 minutos
Pinochet divide a chilenos hasta el final

El ex dictador Augusto Pinochet dividió hasta el final a los chilenos, entre los que festejaron el fallecimiento el domingo de un "tirano" que asesinó a opositores y quienes lloraron la partida de un "salvador" que libró al país del marxismo.

Domingo 10 Diciembre 2006 | 17:32

Las dos caras de la moneda se desplegaron en sitios emblemáticos de Santiago: la Plaza Italia, donde con champaña celebraron miles de detractores de Pinochet; y el Hospital Militar, donde el ex gobernante pasó sus últimos minutos y que recibió a sus dolidos partidarios. "Es cierto que con Pinochet están aflorando las divisiones de todos los chilenos, porque el país no está reconciliado y las dos visiones de la historia se mantienen igual," dijo a Reuters Ricardo Israel, director de la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile. Lo que parecía un caluroso pero tranquilo domingo en medio de un largo fin de semana por el feriado religioso del viernes fue sacudido al inicio de la tarde por los rumores sobre la muerte de Pinochet, que fueron confirmados por los médicos del Hospital Militar. Aunque la figura de Pinochet se fue apagando en los últimos años, a medida que crecían los procesos judiciales por abusos a los derechos humanos y delitos tributarios, su muerte, a los 91 años de edad, llevó a miles a las calles. Pinochet murió por una falla cardíaca múltiple mientras se recuperaba de un infarto, sin haber sido condenado por la justicia por los crímenes cometidos durante la dictadura que encabezó por 17 años, tras el golpe con que derrocó al presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973. "Vine a celebrar absolutamente la muerte del ex dictador y ojalá se pudra en el infierno, pero es una lástima que no lo hayamos podido juzgar en vida," dijo Javiera Sánchez, una estudiante de periodismo de 18 años. Sánchez era una de los miles de opositores a la dictadura de Pinochet que festejaban en la céntrica Plaza Italia con aplausos, entre banderas chilenas y del Partido Socialista, fotos de detenidos desaparecidos e imágenes de Allende. Muchos automovilistas también hacían sonar las bocinas de sus vehículos en las calles de Santiago. Unas 3.000 personas murieron o fueron "desaparecidas" durante la dictadura militar, mientras que otras 28.000 fueron torturadas, incluida la presidenta Michelle Bachelet. "Voy a celebrar con toda mi familia la muerte del tirano. Además tengo una botella de caña de Brasil guardada hace 25 años para celebrar esta fecha," dijo Santiago Cavieres, un abogado de 75 años. "Yo estuve en el Estadio Nacional (que fue centro de detención tras el golpe de 1973), de ahí me mandaron al campo de concentración de Chacabuco, donde estuve 8 meses (...) Todos los que estuvimos presos fuimos torturados," agregó Cavieres. DUELO ENTRE PARTIDARIOS Del otro lado, cientos de tristes partidarios de Pinochet se congregaron frente al Hospital Militar de Santiago en un intento por decirle adiós. Con banderas chilenas y fotos de Pinochet, sus seguidores pugnaban con la policía por acercarse al hospital militar gritando frases a favor del ex gobernante y cantando el himno nacional. "Mi hijo me llamó para avisarme y no lo dudé. Me quiero despedir de él, hizo mucho por Chile. Nosotros le debemos lo que somos y es una pena que haya gente que no lo reconozca," dijo a Reuters María Teresa Pinto, de 58 años, mientras sacaba de su cartera una foto de Pinochet. Luisa Pinto, de 55 años, quien junto a su prima de María Teresa se unió a lo simpatizantes de Pinochet en las afueras del hospital, aseguró que: "Nos deja un gran hombre, digan lo que digan fue el mejor." La policía detuvo a una persona que superó las barreras para tratar de bajar la bandera ubicada en el ingreso principal del hospital a media asta, como señal de duelo. "No puedo creer que nos haya dejado, pero es mejor así porque ha sufrido mucho. No se le ha sabido reconocer todo lo que ha hecho. Han sido muy injustos con él," dijo Lucía Morales, de 67 años, llorando y sujetando fuerte una banderita chilena. Pinochet fue internado hace justo una semana por un infarto agudo al miocardio, pero los médicos habían logrado estabilizarlo y lo habían sacado de la unidad coronaria de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Militar.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala