Actualizado hace: 2 horas 43 minutos
Partidarios piden funeral con honores

Los partidarios y colaboradores de Augusto Pinochet, fallecido hoy en Santiago, consideraron su muerte como una pérdida "irreparable" para Chile y pidieron "tolerancia" a sus detractores y un funeral con honores para el ex dictador.

Lunes 11 Diciembre 2006 | 16:53

"El dolor es muy grande, estamos consternados", dijo a los periodistas el general retirado Luis Cortés Villa, directivo de la "Fundación Augusto Pinochet" y una de las personas más cercanas a la familia del ex gobernante de facto (1973-1990). "El dolor es muy grande, la familia, los hijos, la señora Lucía. Estamos muy consternados y sólo queda rezar, para que Dios lo reciba y descanse efectivamente después de tanta tontería", agregó. Según el coronel Carlos Mezano, jefe del Departamento Comunicacional del Ejército, el comandante en jefe de la institución, general Oscar Izurieta, comunicó a la presidenta Michelle Bachelet la muerte de Pinochet, ocurrida a las 17:15 GMT en el Hospital Militar de Santiago. Respecto de las ceremonias fúnebres, el general retirado Bruno Siebert, ex ministro de Obras Públicas del régimen militar, adelantó que los restos del ex dictador se velarán en la Escuela Militar. Siebert opinó que sería "lógico y merecido" que Pinochet "sea enterrado con honores de Estado". Mientras se desconocen los detalles de la ceremonia, varios medios han recordado que el pasado agosto, la familia de Pinochet manifestó su intención de incinerar el cadáver, a fin de evitar eventuales profanaciones. Para Hernán Felipe Errázuriz, ex canciller del régimen militar, Chile debe recordar a Pinochet "como el hombre que le cambió su historia", mientras que Francisco Javier Cuadra, ex ministro portavoz de la dictadura, pidió "moderación" a los detractores. Miles de personas se han volcado a las calles de Santiago a manifestar alegría por el deceso del ex dictador y han destapado botellas de champán en señal de alegría. "Habría esperado que la reacción de quienes fueron sus adversarios hubiera sido de respeto y moderación", dijo Cuadra a los periodistas. Agregó que las manifestaciones "lamentablemente lo que hacen es dar la razón a quienes dicen que el odio es irreductible y que la sociedad chilena sigue dividida". El diputado derechista Alberto Cardemil, ex subsecretario del Interior de Pinochet, pidió a la ciudadanía "manifestarse con tranquilidad para lograr un futuro de paz". Agregó que "la obra del general va a permanecer. Fundó una estabilidad económica, social y política" y respecto de un funeral con honores, manifestó que "Pinochet fue movido siempre por el patriotismo y espero, francamente, que los tenga". Carlos Larraín, presidente del conservador partido Renovación Nacional, muchos de cuyos dirigentes colaboraron con la dictadura, afirmó que la colectividad "no tiene una postura oficial" respecto de la muerte de Pinochet. "El partido no ha tomado ninguna posición sobre el asunto porque no tuvimos posición sobre la enfermedad, sobre quienes iban o no iban al hospital, cosa que nos pareció de un mal gusto insondable, no tenemos posición sobre si procede o no un sepelio de Estado", señaló. El diputado Patricio Melero, de la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), considerada el sustento ideológico de la dictadura, coincidió en pedir "tolerancia" a los adversarios políticos de Pinochet. Agregó que se debe permitir a los seguidores del fallecido general tener un espacio para manifestarse y despedirlo. "Nosotros hemos tenido la tolerancia de permitir que (Salvador) Allende tenga un monumento en la Plaza de la Constitución, ¿Por qué no nos permiten hoy día hacer las cosas como queremos a quienes fuimos sus partidarios y queremos reconocer su obra en el tiempo?" concluyó. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala