Actualizado hace: 4 minutos
Childerico Cevallos
Refinería en Manabí
Childerico Cevallos

Alegría y expectativa causó en los manabitas la información de que el Estado respaldaba la construcción de un proyecto hidrocarburífero en algún lugar de las costas manabitas. Aquello motivó reuniones de carácter técnico-cívicas en apoyo a esta posibilidad que, luego, por la pasión y la necesidad del desarrollo, ha sido considerada como un derecho provincial.

Domingo 10 Diciembre 2006 | 22:46

Como resultado de los consabidos discursos patrioteros se conformó una comisión encabezada por el prefecto provincial, Mariano Zambrano, para llevar adelante el proyecto que, de acuerdo a lo informado por el mismo prefecto, contaba con el aval del gobierno actual. Pero como en todo lo que se trate de progreso en el país siempre hay celos, sobre todo en obras de gran envergadura, el proyecto empezó a tener obstáculos por parte de los grupos de siempre que, sustentando sus prioridades en la capacidad económica que tienen y en el secuestro que han hecho del poder político, empezaron a interferir para desviar la obra a otra provincia. Se habló entonces de dos proyectos, uno estatal y otro de características privadas. El uno para Manabí (Jaramijó) y el otro para Guayas (Monteverde). Personalmente entendí que el gobierno del Dr. Palacio había comprometido su apoyo a la refinería estatal en Manabí; mientras que Guayas, como potencia empresarial, se encargaría de la privada. Pero: o siempre he estado equivocado o durante el transcurso de los meses hubo el desvío. La alarma surge a raíz de las declaraciones del actual presidente de Petroecuador, Galo Chiriboga, aclarando el panorama oficial: La refinería a construirse en Monteverde es la auspiciada por el gobierno, la destinada a Jaramijó serán los mismos manabitas los que deberán impulsarla. Es decir, David se defenderá como pueda, mientras Goliat estará protegido por la maquinaria estatal. En estas circunstancias se hace necesario un pronunciamiento de parte del prefecto provincial, para despejar tergiversaciones. Personalmente creo hay que revisar procedimientos. No arredra el tener que rebuscar en el mundo quienes quieran ser socios para la refinería en Manabí, pues capacidad humana existe, como lo demuestra el ejemplo del puerto de transferencia de Manta. Sin embargo, endosársenos este procedimiento si resulta injusto, en comparación con la capacidad operativa de los empresarios de Guayas. Y mucho más, que es lo significativo y vital: Jaramijó sería apenas una maquiladora, pues procesará el crudo que provenga del exterior y lo devolverá al país de donde provino, mientras que Monteverde convertirá el petróleo ecuatoriano en gasolina y sacará derivados como aceites, líquido de freno y otros, para ser comercializados dentro del país y exportados, si hay excedente. Esto significa que en Monteverde habrá mayor demanda de mano de obra, se establecerán nuevas industrias; y, por consiguiente, la economía será abonada significativamente. Mañana se reúne la asamblea provincial, foro adecuado para que el prefecto informe sobre el particular.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala