Actualizado hace: 1 hora 14 minutos
BURRO MUERTO (II)
BURRO MUERTO (II)
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 23 Enero 2011 | 00:00

En medio de la avalancha de comentarios recibidos en mi correo electrónico, vino una pegunta: ¿Qué tiene que ver un burro muerto con la pesca? Muchísimo. Ya lo veréis.


Pero (el infaltable), a propósito de la actividad pasada del burro, Wacho me recordó a otro personaje muy conocido en Manta que se dedicaba a transportar agua en burros: Catalino. Mientras que Marlon, desde New York nos escribe diciendo que el artículo le trae recuerdos de la infancia, y señala que se me olvidó mencionar a los “sacapecho”, a los de la cantera y a los de la tagua que usaban burros para sus tareas. ¡Cierto!
En cambio Mauricio nos cuenta que los burros de Manta y sus alrededores fueron vistos volando frente a las costas de San Vicente y Bahía el 3 de noviembre pasado, a cuya agudeza, un lector anónimo responde: “El día de la inauguración del puente Los Caras, fueron avistados algunos burros volando sobre Bahía y San Vicente a bordo de un avión Legacy 600”.
Amy manifiesta que es un buen artículo el del burro, aunque debería escribir (yo) algo de las irregularidades en la Facultad de Ingeniería Industrial en la ULEAM. El tema lo voy a investigar.
Francisco asegura que el negocio es tan bueno, ya que pagan hasta 500 dólares por un burro cuando hay escasez y que él mismo está pensando en salir a cazar burros. Y Guido Jr. concluye afirmando que la selva de cemento va consumiendo los hechos y los lugares que marcaron la generación de padres y abuelos, algunas cosas no tan agradables pero inolvidables. Recuerda el ver bajar a unos hermanos desde el barrio San Pablo a pedir lavazas en sus burros a los restaurantes del centro de Portoviejo.
Ahora regreso a Freddy, el personaje que me indujo a escribir sobre el sistema de pesca criminal que arrasa de manera irreversible con todas las especies marinas, al utilizar un procedimiento depredador prohibido en los países civilizados, incluyendo el Ecuador.
Estamos hablando de los “plantados”, trampas gigantescas colocadas a 40 metros de profundidad en donde son atrapados miles de toneladas de seres que viven en las honduras marinas. Desde atunes (los únicos aprovechados) y tiburones, hasta delfines y tortugas (que mueren en el brutal proceso de sacarlos de la trampa). El sebo utilizado, es cualquier carroña, pero el más apetecible, el que más atrae a las víctimas a la trampa y a su extinción, es nada menos que el burro muerto.
El exterminio de los recursos del mar enriquece a algunitos, con la anuencia de quienes no ejercen el debido control: ¿Subsecretaría de Pesca? ¿capitanía del Puerto? <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: