Actualizado hace: 2 horas 49 minutos
El narcisismo es peligroso
El narcisismo es peligroso
Por: Luis Herrería
luisherreria@gye.satnet.net

Sábado 22 Enero 2011 | 00:00

La doctora Trinidad Aparicio Pérez, reconocida psicóloga de la Universidad de Granada, España, tiene un estudio muy interesante acerca del narcisismo como reflejo psicótico.

Mencionamos dicho estudio para alertar sobre la personalidad de algunos sujetos que por azar llegan a ocupar cargos gubernamentales para los que no estaban preparados, no sólo por falta de ilustración, sino porque su presencia ante los destinos de un país convertiría a sus ciudadanos en víctimas de seres perturbados, cuyas ejecutorias sólo producirían caos económico y social.
Dice la eminente profesional que una de las características de estos tarados es la búsqueda de admiración. La presentan personas con un bajo concepto de sí mismas y, es por ello, que necesitan continuamente sentirse admiradas y valoradas, aún cuando sus acciones rayen en el ridículo o en la fantochada, que produciría la oculta burla o desprecio de su peonada.
Los narcisistas se encuentran en un estado de ensimismamiento que carecen de empatía; no sienten interés por los casos de los demás; la única preocupación es imaginarse la admiración de quienes los rodean e impactar con sus actos, aún cuando los mismos sean un himno a la estupidez.
Señala la doctora Aparicio Pérez que los narcisistas suelen ser envidiosos y tienden a estar continuamente comparándose. Son muy sensibles a la crítica y, aunque externamente no lo parezca porque suelen disimular muy bien, como todos los farsantes, cualquier comentario adverso hace que disminuya su autoestima, lo cual revela la fragilidad de sus personalidades. No entablan conversaciones, sino están centradas en sí mismos; el único interés que pueden tener por los demás está en función de lo que les puedan aportar. Su verdadera naturaleza es fría, amarga y distante; no son sinceros ni se demuestran como realmente son por miedo a que los demás lleguen a descubrir las torturas que los corroen. Esta actitud hace que les sea muy difícil mantener una relación de pareja. Por ello, algunos narcisistas suelen humillar e infravalorar a su pareja; otros presentan desviaciones sexuales y tienen una tendencia exagerada a utilizar a los demás.
Resulta complicado, señala la experta, aplicar un tratamiento a este tipo de enfermos mentales, ya que no toleran ni admiten el problema que los atormenta. Sin embargo, en forma soterrada, se administran una serie de fármacos como los antidepresivos, antipsicóticos, pero esta clase de pacientes suelen abandonar el tratamiento y son muy poco constantes para seguirlo, ya que la duración de sus obligaciones es variable.
El internamiento en un hospital es uno de los procedimientos que mejores resultados produce. Pero, generalmente, terminan escapándose de los centros de salud, quizás por el temor de que los aíslen por siempre.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: