Actualizado hace: 2 horas 13 minutos
Shirley Suárez Cantos
Queja ciudadana

La mañana de lunes, aproximadamente a las 06h30, abordé un bus de la cooperativa CTM desde la terminal de Portoviejo hacia la ciudad de Manta, adquiriendo el respectivo boleto y respondiendo al llamado de pasajeros que comúnmente hace el cobrador del bus.

Jueves 20 Enero 2011 | 00:00

Estando en la unidad algunas personas bajaron a toda prisa porque ya no había asientos disponibles, y cuando me acerco a la puerta para hacer lo mismo el chofer y el cobrador me indicaron que no era posible que bajara para abordar otro vehículo, porque el sello de seguridad ya había sido colocado en la puerta; que tenía que ir de pie o esperar hasta llegar al sitio donde quitan el sello, que es al salir de la ciudad, para que allí coja otro bus.
Ante esto solo respondí que era responsabilidad de ellos revisar la disponibilidad de asientos para los pasajeros y decidí armarme de calma para esperar la injusta sugerencia de los señores, a pesar de que para llegar a tiempo a un compromiso laboral en la ciudad puerto yo había tomado un taxi desde una vía donde pasan los carros a Manta, pero van llenos a esta hora de la mañana, llegando a la terminal a comprar el boleto para viajar sentada por mis problemas de salud, por seguridad y por derecho.
Una vez en el sitio donde retiran el dichoso sello, abrieron la puerta para que bajara, pero como un amable pasajero me explicó que quedarme allí sería peor porque los carros pasan llenos y que mejor espere que él se quedaría en un lugar cercano, decidí no bajarme y ante mi decisión el cobrador del bus me dijo en tono nada cordial “si no se va a bajar entonces tiene que avanzar hasta el fondo”, en evidente desagrado por mi actitud, mientras esperaba junto al asiento que me cederían.
Es penoso ver la poca cultura de servicio que maneja nuestra gente, estamos en una época donde la civilización, los derechos y la eficiente administración exigen ese valor llamado buen trato. Desconozco las razones del uso del sello de seguridad en las puertas de los buses al salir del terminal, pero si fuera como control para evitar la subida de pasajeros en el trayecto urbano denota incapacidad de transportistas para respetar y hacer respetar las disposiciones de ordenamiento, por lo que necesitan un adhesivo que los obligue. Supongo que caso contrario subirían pasajeros en el perímetro urbano, perjudicando a los transportistas de esta circunscripción y demorando en el tiempo de viaje a los usuarios.
Quizás este sea un hecho cotidiano de poca importancia para muchos, para quienes a diario tienen que vivir los atropellos de los servicios públicos, la lucha contra el tiempo de los transportistas, la insensibilidad de quienes causando un perjuicio en vez de ofrecer una disculpa y alguna solución razonable no ven más allá de sus narices, prefiriendo dar un mal servicio a quienes pagando su pasaje sostienen la economía de las empresas de transporte.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala