Actualizado hace: 9 minutos
La Reina manabita
La Reina manabita
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 19 Enero 2011 | 00:00

Cuando se aprestaba a conmemorar sus 50 años de fundación, allá por 1961, a la cooperativa de transporte Reina del Camino se le revocó de manera definitiva el permiso de operación, como consecuencia del fatal accidente del 24 de diciembre último, en el que fallecieron 40 personas y resultaron 32 heridos, con una demostración palpable de exceso de pasajeros, ante la enorme demanda de ese día y la irresponsabilidad del chofer, del dueño del vehículo (ambos fallecieron también), de la persona encargada de despachar el vehículo, de las autoridades de control y de los mismos pasajeros.

Sin lugar a dudas, el peor de los accidentes sucedidos en el año.  Le sigue con 38 muertos y 13 heridos el accidente de un bus de Turismo Oriental, acaecido en el mes de agosto.
Estos dos accidentes de tránsito impactaron fuertemente en la mentalidad de los ecuatorianos y a pesar de ello, con el de Turismo Oriental que dejó 38 muertos por la tremenda irresponsabilidad de dejar circular un vehículo con llantas lisas, lo que dejó al descubierto la falta de controles en las rutas y que debió impulsar a las autoridades de tránsito a implantar las rigurosas revisiones, no tuvo otra consecuencia que la suspensión de operar de ese bus,  dictaminándose la irresponsabilidad del conductor y de  su dueño.  En cambio, con Reina del Camino la resolución ha sido diferente, dictaminándose la responsabilidad total de la operadora, por cuanto quien conducía el bus tenía una licencia de manejo fraudulenta, coincidentalmente otorgada por la Comisión de Tránsito del Guayas, cuando dirigía esa entidad el actual presidente de la Comisión Nacional de Tránsito Terrestre. 
En el un caso, la irresponsabilidad de las llantas lisas no involucra a nadie más que al chofer y al dueño del bus, como si no hubiese obligaciones de muchos (autoridades y operadoras).  En el caso de Reina del Camino, aquí sí la responsabilidad es total de la operadora.   ¿A qué se debe tanta diferencia?  No quisiéramos pensar en el malhadado regionalismo, ni en el odio gratuito que se tiene a lo manabita.
Reina del Camino es una empresa más manabita que chonera, que a través de los años por la seriedad y por el buen servicio ha sabido ganarse el aprecio y el respaldo ciudadano, llegando a un plausible crecimiento con sus 131 unidades en las 220 rutas nacionales, llamando la atención su cierre de operaciones, la que de no ser revocada podría traer prontas y graves consecuencias, ya que Manabí respalda a esta empresa manabita y nadie acepta ese injusto e ilegal cierre  y, peor aún, el querer disponer desde Guayaquil el reemplazo de las rutas a operadoras que no llenarían las condiciones de Reina del Camino.
Esperamos que al momento de salir a luz este comentario la situación haya cambiado y que la Reina  siga siendo Reina del Camino.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: