Actualizado hace: 2 horas 27 minutos
Santo Domingo de los Tsáchilas
Padres y madres a la vez

¿Papi donde está mi mamá?, ¡quiero verla puedo llamarla!. Estas son las palabras que a diario Carlos y Hugo escuchaban de sus hijos que se criaron sin el calor materno, siendo ellos los que se desempeñen como padres y madres a la vez.

Martes 18 Enero 2011 | 11:45

La incomprensión, la migración y el poco conocimiento en planificar la integración  familiar son las causas más destacadas para generar los divorcios sin percatarse el daño emocional y psicológico que atraviesan los hijos al convivir sin sus madres y viendo reflejado en sus padres el papel de padre y madre.

 viaje. Carlos de 48 años quien se desempeña como maestro de una escuela rural recuerda cuando su esposa y él formaron su hogar hace 20 años.
La pareja tuvo tres hijos, pero él nunca imaginó que en el futuro seria él quien se encargue de entregarles el calor de padre y madre.
Fue por 1990 en el que producto del fenómeno de la migración su esposa le comparte la idea de realizar el viaje con destino a España y así lograr obtener mejores ingresos para toda la familia.
“Conversamos mucho del tema antes que realice el viaje pero luego en común acuerdo definimos que viaje para así lograr mejorar el nivel de vida por lo que yo tenía que iniciar el papel de padre y madre para mis hijos” añadió Carlos .
Por su parte afirmó que siempre se preocupó por sostener a su familia esforzándose en el campo de la docencia pero al mismo tiempo observó que a sus hijos les hacia falta el calor de madre puesto que ella cuando llegó a España se olvido de su familia en Ecuador.
“Me sostuve con las fuerzas que me transmitían mis hijos, pero fue muy duro entender que se planificó un viaje con el objetivo de iniciar un mejor proceso de vida pero ella al llegar a España se olvido de sus hijos y al tercer año me pidió el divorcio” dijo entre suspiros.
Luego de 10 años de compartir y luchar en varios oficios laborales agradece a Dios por brindarle las fuerzas para sacar adelante a sus hijos que en la actualidad promedian entre los 15 y 21 años.
En la actualidad Carlos vive con el segundo de sus tres hijos puesto que los otros dos hace tres meses decidieron viajar a España para estar en compañía de su madre.
“Yo no soy nadie para juzgar y mis hijos saben que su madre hizo mal al olvidarse de nosotros pero ellos ahora quisieron compartir tiempo con su madre por lo que no me pude oponer” señaló Carlos.
El destaca que ahora seguirá entregándole el mismo cariño a su hijo de 17 años para que siga adelante en la vida.

 Divorcio. Por su parte Hugo con el mismo sentimiento de tristeza, pero con la fuerza de haber logrado darles a sus hijos el cariño de padre  al crecer sin el calor materno en la niñez de sus tres hijos, destaca que la misión de ser padre soltero es un duro camino.
Trayectoria que atravesó  por 15 años, tiempo en el que aprendió a valerse del apoyo de sus hijos que “nos divorciamos después  de 15 años de haber formado nuestro hogar y se llevó a mis hijos pero después de un año ellos (hijos) volvieron a mi por su cuenta” añadió
Uno de los factores difíciles para el padre que se encuentra a cargo de su hijo es el no poder dedicarles el mayor tiempo posible “en mi caso tenía que dedicarme a trabajar y era muy poco el tiempo con el que compartía con mis hijos, porque el estudio la vestimenta no les podía negar” señaló.

 Psicología. 
  María Villegas especialista en familia y directora de desarrollo familiar “Funlam” en la universidad de Antioquia indica en la pagina electrónica “medicina.edu” las consecuencia del divorcio para sus hijos.
“Los padres como hombres y mujeres tienen dos funciones, la relación conyugal y la relación parental. La primera se caracteriza por la gratificación y apoyo mutuo que se dan como pareja; la segunda se caracteriza por la unidad en el acompañamiento de los hijos durante su desarrollo.
Son dos funciones independientes y el éxito en la una no garantiza la efectividad de la otra; a pesar de esto, entre ellas se debe guardar un equilibrio que las diferencie, pero, a la vez las conserve.
Cuando ocurre el momento de la separación o el divorcio de los padres, éstos sólo se ocupan de ellos como pareja y se olvidan de que los hijos son responsabilidad de ambos y que aún continúan ahí ; y cuando los recuerdan es para tomarlos como parte de la batalla que libran.
Los hijos se afectan por el suceso crítico y no sólo se sienten emocionalmente mal sino que también tienen temor a ser abandonados y en algunas oportunidades se culpan de lo que está pasando entre los padres; consideran que no fueron suficientemente buenos y que ello ha producido el desencuentro entre ellos.
Es de anotar que el proceso de separación o divorcio es un evento especialmente crítico, pues hay preocupaciones y conflictos en la pareja, desarmonía entre los padres e incertidumbre en los hijos.
Por lo que es necesario que los padres pese a estar en el cuadro del divorcio deben asistir a charlas psicológicas.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala