Actualizado hace: 8 horas 10 minutos
¿Y PARA QUÉ?
¿Y PARA QUÉ?
Por: Erwin Valdiviezo
evaldiviezo@eldiario.com.ec

Martes 18 Enero 2011 | 00:00

Claro, para qué más carreteras si no tenemos qué transportar por ellas y especialmente en producción agrícola o industrial; para qué más vías si no tenemos desarrollo turístico o portuario; o para qué más carreteras si hasta las cooperativas de transporte pesado o de pasajeros están desapareciendo.

Es decir, para qué reclamamos por más vías si no sabemos qué mismo es que vamos a hacer con ellas.
Resulta terrible para Manabí y sus representantes (y también para los que por años hemos “pataleado” por carreteras) que una vez que las comenzamos a tener, aunque muchas aún están inconclusas, no sepamos con certeza para qué deber servir, pues el turismo por la belleza de nuestras playas y campos aún no se desarrolla y la gente prefiere otros destinos donde les garanticen mejor atención, atractivos y costos.
En lo de producción seguimos siendo sólo sembradores (todos los años lo mismo) y ni nos tecnificamos ni diversificamos y menos aún exploramos nuevos mercados para sacarle provecho a las miles de hectáreas que ya debieran producir para el mercado interno y del mundo con eficiencia. Pero no. Y si hemos reclamado por carreteras para la producción, será sólo de lamentos y críticas, porque producción de la buena, ¡nada ! Y allí seguimos perdiendo.
Y qué decir de transporte de carga y pasajeros:
En lo primero al haber prácticamente desaparecido el puerto de Manta (según Simón Zambrano), no hay qué movilizar desde Manabí porque todas las navieras ya se han ido a otros puertos, y eso convierte a dicha ciudad sólo en “caleta de pescadores”, lo que es terrible porque no podemos competir o menos generar atractivos, y tanto más que la Autoridad Portuaria no muestra o no tiene un plan de desarrollo que garantice eficiencia y competencia con los otros puertos del Ecuador, lo que automáticamente también “mata” lo que fue el gran negocio de transporte de contenedores y carga pesada que existía en la ciudad.
Y en lo de pasajeros, lo de Reina del Camino no puede ser más claro, pues al desaparecerla se liquida el 40 por ciento del parque automotor de transporte de Manabí y se abre puertas a cooperativas de otros lugares del país (que tienen todo el derecho al trabajo), pero se muestra que lo que se haya invertido en vialidad será para beneficio de otros y no necesariamente para los manabitas.
Por tanto, vale que reflexionemos si debemos seguir reclamando por vías o si debemos exigir optimización de lo que tenemos para usar las mismas; eso quiere decir que con urgencia hay que reclamar por mayor producción agrícola, por un puerto grande y competitivo y por fomento turístico que obliguen a usar las carreteras y demostrar que tenemos un enorme potencial, que aún no lo explotamos porque nos hemos vuelto cómodos, conformistas y sólo reclamantes. <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: