Actualizado hace: 3 horas 16 minutos
ACCIDENTE
Volquete le trituró parte de la pierna

Marco Antonio Moscoso Marcillo desafió a la ciencia. Cuando le dijeron que para sobrevivir debía quedarse sin una pierna dijo que no aceptaba la amputación. Y luego cuando le informaron que pese a tenerla iba a quedar paralítico, él ha demostrado que nada es imposible cuando se tiene fe y voluntad.

Domingo 16 Enero 2011 | 00:00



Marco Moscoso, un policía de 36 años de edad, logró vivir para contar su historia, luego de un accidente de tránsito en el que perdió  la tibia y peroné del lado derecho, además fracturas a nivel de pelvis del mismo lad0.

 RECUERDOS DE UN DÍA FUNESTO. Eran las 09h30 del 14 de enero del 2008. Vestido con su uniforme de policía Marco Moscoso  circulaba en una motocicleta de regreso al Comando, luego de cumplir en la entrega de una encomienda.
Circunvalaba en el distribuidor de tránsito cuando vio que el conductor de un volquete que rodaba por el paso lateral se acercaba al lugar en el que él tenía la preferencia.
"Pité por precaución; sin embargo, el chofer se me fue encima y me impactó de forma lateral", recordó.
El uniformado dijo que nunca perdió la conciencia, pero que prefirió no verse la herida.
Fue después que se enteró   que su tibia y peroné habían resultados triturados producto del fuerte impacto y que sus compañeros  recogieron los huesos esparcidos en medio de la calzada y los trasladaron a la clínica particular a donde fue conducido.
Por la gravedad de las heridas, el policía fue trasladado vía aérea al hospital de la institución en Quito. Su traslado fue en un helicóptero del Ejército. Por la capacidad de la nave ningún médico lo acompañó lo que complicó aún más su situación, pues al llegar a Quito el aparato no pudo aterrizar en el aeropuerto donde lo esperaba una ambulancia.
Tuvo que hacerlo en otro lugar. Por el tiempo transcurrido la salud del paciente se había agravado.
Después de la evaluación médica y de oponerse rotundamente a quedarse sin una de sus extremidades vino la primera operación.
Fueron días difíciles para el policía, más aún cuando a los 15 días de estar hospitalizado recibió la triste noticia de que su madre había muerto.
"Aún cuando lo recuerdo me siento triste, pues ni siquiera pude ir al cementerio a  despedirme de ella", dijo.
Lo duro no había pasado, a medida que pasaba el tiempo la lucha para no dejarse vencer por las secuelas del accidente eran más duras.
Estar con la mitad del cuerpo enyesado, mirando solo al techo blanco de la habitación, con la pierna sostenida por equipos médicos, con la espalda corroída por las escaras, usar sonda y pañales como un niño ha sido uno de los obstáculos más duros que ha tenido que afrontar este policía.
Después de dos meses en el hospital y de 13 operaciones Marco Moscoso fue dado de alta.
Los tutores externos y clavos sobresalían de su cuerpo y por varios años tuvo que acostumbrarse a ellos.
Desde entonces, cada dos veces cada acude al médico, pues su tratamiento de alargue de los huesos que perdió se lo exigen.
Tres años después del accidente sigue utilizando un equipo especial que le ayude a recuperar la movilidad del pie.
Él agradece mucho a su esposa, Jenny Moreira, quien ha sido su mejor compañera en todo este tiempo.
Sus demás familiares también le dieron fuerzas para no decaer en los peores momentos de su vida. <

 

Conductor de volquete
no fue sancionado

A pesar de que han transcurrido tres años desde que ocurrió el accidente de tránsito cuando Marco Moscoso se fracturó la pierna, él aún no recibe el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT).
Asegura que en primer momento el dueño de la volqueta responsable del accidente se comprometió a ayudarlo con los trámites. Sin embargo, eso no se cumplió.
Por mi estado de salud no puedo tener mucho ajetreo haciendo trámites por esa razón no he podido cobrar el seguro.
Moscoso dijo que el chofer que lo atropelló huyó después del accidente, que nunca pudo ser sancionado a pesar de que siguieron las acciones pertinentes.
 "El castigo se lo dejo a Dios", agregó el uniformado.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala