Actualizado hace: 35 minutos
Machala
Correa celebra con gabinete sus 4 años en el poder

El presidente, Rafael Correa, cumplió cuatro años en el poder, una marca que ningún mandatario alcanzaba desde 1996, y en ese período ha impulsado un proyecto de izquierda que ha alejado al país de Estados Unidos.

Sábado 15 Enero 2011 | 14:47



Correa celebró la gesta arropado por una multitud de seguidores en la localidad de Machala, ante la que se jactó de haber puesto orden en un Estado que recibió "en un verdadero caos".

Desde allí, en su programa televisivo semanal, el mandatario citó la reorganización del Estado con nuevos ministerios e instituciones, y la reducción de la desigualdad y la pobreza como sus principales logros, al tiempo que admitió no haber avanzado "casi nada" en seguridad.

El problema se puso de manifiesto esta semana con el asesinato de dos policías en Guayaquil.

Correa ha culpado principalmente al sistema judicial y promueve una reforma constitucional para su reestructuración, que someterá a consulta popular en un referendo cuyas preguntas anunciará el lunes, según dijo hoy.

No obstante, algunos analistas creen que el fallo también está en la policía, algo que se reflejó el pasado 30 de septiembre, cuando un motín de centenares de agentes estuvo a punto de derrumbar al gobierno.

"El 30 de septiembre se puso en evidencia la desinstitucionalización en términos de órganos de control, de manejo de la seguridad, que también se manifiesta en la elevación de la violencia urbana y el sicariato", dijo a Efe Marco Romero, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar.

Ese día el respaldo de las Fuerzas Armadas al presidente fue el principal factor que evitó que corriera la suerte de sus antecesores.

Correa, un joven ex ministro de economía, recibió la banda presidencial en 2007 tras un período de gran inestabilidad política, durante el cual los mandatarios caían por protestas en la calle, golpes militares o acciones de la Legislatura.

Desde el Palacio de Carondelet ha captado el descontento de la población con la tradición política anterior, que él llama "la vieja partidocracia" en casi todos sus discursos.

Al mismo tiempo, promueve su "revolución ciudadana" a través de un gran aparato mediático compuesto de televisiones, radios y periódicos públicos, una red que ha establecido en cuatro años prácticamente de la nada.

También le ha ayudado que el petróleo, que supone más del 20 por ciento de los ingresos públicos, se ha mantenido con precio alto, excepto un breve intervalo en lo más duro de la crisis mundial, según Romero.

Con esos recursos ha impulsado la inversión en infraestructura y programas sociales, pero la expansión del Estado se encuentra ahora en un momento delicado. "Dado el elevado nivel de gasto (público), su sustentabilidad no está garantizada", dijo ese experto.

Ecuador no puede emitir bonos en los mercados internacionales de capitales porque realizó una suspensión de pagos hace dos años, y tampoco acude al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco Mundial porque Correa no acepta las condiciones de política económica de estas instituciones para la extensión de créditos.

En su lugar ha recibido préstamos principalmente de China, a intereses superiores a los que pagaría a los organismos multilaterales.

Además, Correa prepara una subida de impuestos y analiza el programa de subsidios a los combustibles, en los que Ecuador se gasta miles de millones de dólares al año.

Intentos de reducir esas ayudas han derribado gobiernos anteriores y el presidente insistió hoy en que no pretende reducirlas.

A nivel internacional, su gobierno ha roto con sus antecesores y ha dado la espalda a Estados Unidos para mirar hacia el sur. "El destino ineludible es la integración suramericana", dijo el viernes Correa, quien ha sido un gran impulsor de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Andrés González, profesor de la Universidad San Francisco de Quito, cree que este giro, y la cercanía a Venezuela y Bolivia, han deteriorado la imagen de la nación andina en el mundo. "Ecuador no puede darse el lujo de aliarse con un país como Irán", dijo a Efe González.

El académico opinó que no tiene sentido cerrarse a Estados Unidos, ya que es el principal socio comercial de Ecuador.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala