Actualizado hace: 22 minutos
MONTAJE
Casino Royale O el flamante 007

• Aún no he visto en acción al nuevo 007 pero francamente me muero de ganas por ver esta película; y eso que no soy, ni de lejos, lo que podría llamarse un “fan” del agente británico que se presenta como Bond, James Bond.

Domingo 10 Diciembre 2006 | 19:33

El fenómeno Bond es extraño y divertido, algo así como un vicio o una mala costumbre que no puedo eliminar de mi organismo. De niño, cuando Bond era Timothy Dalton protagonizando “Con licencia para matar”, me enganché por completo con la onda 007 (fue cuestión de tiempo hasta que, en mi escala de valores, James Bond y Papá Noel alcanzaron el mismo nivel de credibilidad). Decidido a investigar, descubrí que habían otros y que, definitivamente, el mejor de todos era Sean Connery. Y ahora resulta que gran parte de la hermandad “Bondiana”, incluida una sección de la prensa internacional, ha puesto sus manos en el fuego asegurando que Daniel Craig, el flamante agente 007, es el mejor Bond de todos los tiempos. Eso hay que verlo si o si. Para quienes no identifiquen al señor Daniel Craig, hizo un papel del que seguro se acuerdan, porque estuvo genial en “Camino a la perdición” como el hijo impredecible y soberbio del jefe de “los malos”. Ese es Daniel Craig. Pero si aún no lo ubican, basta con ver las fotos promocionales de “Casino Royale” para sospechar, ¿cómo es que un tipo de rasgos tan rígidos puede ser el elegante espía a las órdenes de la reina de Inglaterra? Y es justo ahí, en la apariencia de “hombre duro” que tiene Craig, donde convergen los riesgos y, al parecer, recae gran parte del éxito de esta cinta. Porque claro, nosotros estamos muy acostumbrados al Bond que parece modelo de pasarela y que, con la misma facilidad, conquista a mujeres inalcanzables y abre a tiros la cabeza de quien intente detenerlo; aquel contraste ha mantenido a muchos contentos durante largo tiempo. Así que pronto, tal vez hoy mismo (o ayer o el día anterior ya que yo escribo un viernes y usted lee un domingo), nos enfrentemos a todo el fogaje que la interpretación de Daniel Craig ha levantado entre propios y extraños. Me permito repetir que fui pero no soy más un “fan” de Bond y que me muero de ganas por ver esta película, creo que es la mejor forma de explicar cómo un personaje que ha tenido muchos más bajos que altos crea escándalo cada vez que aparece en pantalla. Y es que todos queremos ser James Bond, de eso no hay duda. Todos queremos ver sus juguetes nuevos y envidiarle las mujeres que estrena. Todos vamos a ir a verlo aunque tal vez apenas apagado el proyector empecemos a hablar mal de él a sus espaldas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala