Actualizado hace: 1 hora 49 minutos
MANTA
El criminal puede evadir la sentencia

Karen Lisette López Vásquez, de 19 años de edad, fue asesinada el 19 de mayo del 2010 en la cocina del restaurante Dulce y Frío, en donde trabajaba. El local está ubicado en el pasaje peatonal José María Egas.

Sábado 15 Enero 2011 | 00:00

A ese lugar llegó el asesino, su ex conviviente Jhon Carlos Arcos Gilces, quien entró armado, se dirigió a donde estaba Karen y le propinó varios disparos.
Durante la investigación se determinó que habían testigos que vieron a Arcos cometer el asesinato.
Para librarse de un juicio o una sentencia, Jhon Carlos Arcos Gilces deberá huir 10 años, tiempo en que la causa por la muerte de su ex esposa se termina. Esto es lo que se conoce como prescripción, que es la etapa en que se termina la responsabilidad criminal de una persona.
Los delitos como asesinato, tráfico de drogas, violación, robo, estafa, hurto, entre otros, tienen su tiempo de prescripción, señaló José Garzón, fiscal.

Proceso. “Para citar un ejemplo, el delito de narcotráfico prescribe a los 25 años, eso significa que el presunto narcotraficante deberá huir durante ese tiempo; pasado este plazo quedaría libre de la responsabilidad”, explica. Garzón dijo que en el caso de los delitos sexuales hay un tratamiento especial, porque para que la causa prescriba deben pasar 35 años.
“Un presunto violador debe huir prácticamente la mitad de su vida”, añadió el fiscal.
Pero hay juicios que nunca prescriben, indica Garzón. Uno de ellos es el peculado, que es la apropiación indebida del dinero perteneciente al Estado.
“El cohecho, el enriquecimiento ilícito, los crímenes de lesa humanidad, nunca prescriben y siempre la causa estará abierta”, dijo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala