Actualizado hace: 28 minutos
Los signos de esta era
Los signos de esta era
Por: Betty Amén de Arteaga

Jueves 13 Enero 2011 | 00:00

El siglo XX y los años que van del siglo XXI han constituido la era de los grandes y asombrosos avances científicos tecnológicos, que ha involucrado la fisión y fusión atómica, la conquista del espacio cósmico, la biotecnología, la informática, el genoma humano, la clonación , la robótica y los trasplantes. Pero, así mismo, está dejando grandes problemas sociales, familiares, religiosos, económicos, políticos; y un vacio enorme en la formación de valores que se han mantenido incólumes a través del tiempo: pero que hoy están alterados propiciando un desorden universal de principios éticos.


Los signos de esta época presentan alteración de los valores morales. Se está deteriorando la sensibilidad, el respeto, la equidad, la tolerancia. Y lo preocupante  es que los jóvenes- la nueva  generación - continúan  bajo  esta influencia negativa y en la  mente juvenil de muchos estudiantes los valores se han ido cambiando al punto de confundir lo malo con lo bueno, la mentira con la verdad, el engaño, la estafa, el fraude, como algo natural. La corrupción  acorrala a casi todos. Se la propone  a cada  paso en la vida cotidiana.
¿Qué influencia  se ejerce  ante las nuevas generaciones cuando se altera la verdad? ¿Cómo justificar  que los concursos  de méritos  no otorguen al mejor? ¿Que la justicia no sanciona al culpable? ¿Que las actitudes bélicas continúan? ¿Qué pensar  de esa paz  tan ansiada  que no llega  y que  a veces  la negocian  los gobiernos? ¿Qué decir cuando los niños y los adolescentes en escuelas, colegios y a veces  en el medio comunitario observan y aprenden  irregularidades que ven a su alrededor ? ¿Qué pensar  cuando los hogares se destruyen y los padres emigran  lejos de la familia? Finalmente, ante estos signos, los jóvenes  alteran  sus principios.
¿Qué hacer? Fortificar  el núcleo  familiar. Mejorar  el sistema  educativo  que es la base  de la formación del hombre y la mujer. Ninguna sociedad  o estado ha logrado  superar  y salir  del subdesarrollo sin una educación  excelente  donde la responsabilidad y la honestidad estén presentes. Hay  que prepararlos  para la vida; pero  una vida rebosante en solidaridad, en lealtad, con  una sólida formación en valores. Desear  siempre  el progreso  de la institución  a la que se pertenece. Trabajar  con eficiencia y competencia técnica. Vivir con un profundo amor al trabajo, no a la dádiva  que mata  el espíritu de superación, de investigación. Evitar todo tipo de fanatismo  que es lo que conlleva a la intolerancia y la injusticia. Aspirar  en cada sitio de trabajo  que el mundo sea mejor. ¡Y seguir soñando  por una paz  y una libertad  verdadera!

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: