Actualizado hace: 1 hora 11 minutos
LIQUIDACIÓN
Labores a puerta cerrada, los clientes se desesperan
Las oficinas del banco Los Andes lucen cerradas en todo el país. En el exterior los clientes permanecen en incertidumbre y desesperados

Redacci{on ED, EFE, RNI.- Decenas de clientes del Banco de Los Andes, con tres años de reactivación tras la crisis que sufrió el sistema bancario en 1999 y que el jueves pasado fue sometido a un proceso de liquidación por la Superintendencia de Bancos, se acercaron ayer a las cerradas oficinas de la entidad, en todo el país, para reclamar depósitos.

Sábado 09 Diciembre 2006 | 21:43

Una de esas oficinas fue la de Manta, donde sus 12 empleados y su gerente, Jaime Loor, trabajan a puerta cerrada, en el proceso de liquidación de las cuentas que se operaban en la entidad bancaria. La línea telefónica de atención al cliente, está abierta, a través de la que se conoció los datos citados. Sobre la devolución de dineros, no se informó. Aunque el liquidador Víctor Hugo Albán, quien ayer tomó posesión de las instalaciones de la matriz en Quito, informó que la devolución de los depósitos a los 5.900 clientes del banco empezará la próxima semana, pero aclaró que en una primera fase se entregará el dinero a los ahorradores cuyas cuentas no superen los 10.000 dólares. Albán mantuvo ayer una reunión con autoridades de la Superintendencia de Bancos para determinar el mecanismo que se utilizará para restituir depósitos. Por su parte, la desesperación de los clientes en todo el país era evidente y, por ejemplo, muchos golpeaban con monedas los cristales de la oficina matriz, para obtener una respuesta de sus administradores. En el caso de Manta, a diferencia de 1999, en que los clientes del banco Los Andes, a diario acudían masivamente en busca de respuesta sobre el destino de sus cuentas y dineros. Ahora, no hay presencia de clientes en la parte externa de esta sucursal, en los bajos del edificio Nesloor.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala