Actualizado hace: 5 horas 9 minutos
Jacinto García Delgado
Alcoholismo activo

Así de sencillo... “El hospital y la cárcel, la iglesia y el cementerio” son cuatro palabras históricas pronunciadas en algún lugar del planeta por el puertorriqueño Daniel Santos, y que están abiertas para el alcohólico que se enferma más fácilmente y muere rápidamente.

Lunes 10 Enero 2011 | 00:00


Nadie  podrá ayudarnos si no estamos dispuestos a salir de esta cancha, donde se tiene como jugadores  a los amigos  alcohólicos y como árbitro a la botella de licor. Fácil es jugar  y esconderse  detrás de la botella, sin comprender  que las mayorías de las enfermedades, especialmente el hígado  graso, la úlcera gastroduodenal, los riñones destrozados, la cirrosis hepática  se derivan  del alcoholismo, que es activo  cuando  se va de borrachera cuatro veces al mes. Las muertes y lesiones por accidentes  de tránsito  mortales son ocasionadas cuando  el chofer  anda con su mente y su cuerpo de mal en peor por efecto del alcoholismo activo.
Atrás debe quedar aquella costumbre  de que cada celebración, sea jubilosa o triste, esté acompañada por el alcohol. Los buenos humanos no pueden  considerar  a la botella  de licor  como un festín situado al margen  de la sociedad, cuando  todos  pertenecemos a la sociedad  y cada  uno tenemos nuestro  propio papel; pero qué papel  podemos cumplir  si nuestra  vida está comprometida   con los amigos  alcohólicos  y la bebida  alcohólica.
Otro aspecto trágico  del alcoholismo es cuando  consume o le dan  de consumir otros tranquilizantes, que los llevan  a ser una persona  inútil, tener  el comportamiento  de un robot  o convertirse  en el terror para la esposa, los hijos  y toda  la familia.
Por supuesto que el alcoholismo es una enfermedad  que puede  terminar no sólo con  la existencia  física  del ser humano sino  con la vida  de los seres que más ama. Se ha errado en la costumbre  de que los principales equipos de fútbol y jugadores están auspiciados  por las bebidas alcohólicas, más aún, en sus camisetas llevan la marca  de una cerveza.
Es peligroso  que aparezcan los temblores en las manos y otras partes del cuerpo, cuando  los humanos  con cualidades  y virtudes, defectos y pecados, somos diferentes  a los demás seres de este planeta  porque  tenemos  la capacidad de comunicarnos, enfrentar con acción  y decisión  al alcoholismo activo que no respeta sexo, edad, condición social y económica.
Reflexionando: Claro  está que otras enfermedades también  son mortales, pero el alcoholismo activo antes de matar, lo calumnia, lo difama y los desprestigia. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala