Actualizado hace: 15 minutos
¡“Cosmopolitanismo”!
¡“Cosmopolitanismo”!
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 10 Enero 2011 | 00:00

Después de algunos años de vivir en ella fue que definí los mayores “activos” que posee la bella ciudad de Manta y su periferia; los principales son: clima, paisaje, y su espíritu cosmopolita.


Los trato hoy porque en días pasados, en una grata reunión social ofrecida por un  importante personaje de la producción nacional y su actual cónyuge, con mi contertulio –un recientemente afincado profesional lojano- advertimos que prácticamente todos los asistentes éramos, por ascendencia de los padres o realmente, nacidos en otras provincias ecuatorianas; y de entre ellos, así también la mayoría, habíamos formado nuestros hogares con damas manabitas, cuyas belleza y virtudes son imponderables; y todos residíamos desde hace largo rato en este generoso rincón patrio.
A sus interrogantes -y por ser de los más antiguos y conocedores de las circunstancias anotadas- yo comencé atribuyendo el particular al clima y paisaje de Manta, que en esa medianoche nos permitía estar en exteriores, en mangas de camisa, acariciados por el rumor y la brisa marina sin las exigencias de los fríos serraniegos ni el sofocante calor de otros lugares costeños; reflejándose esto en la economía del vestuario personal y en los costos de  la construcción de las viviendas y sus consumos; agregando que aquí no sufrimos el rigor de las tempestades que frecuentemente azotan a otras regiones de nuestra patria y en el exterior; podría asegurar que el clima y el paisaje son verdaderos “cómplices” y/o aliados de la actual realidad mantense.
Sin duda estos son regalos de la naturaleza, pero el “cosmopolitanismo” (creo que me  inventé la palabra) que es dominante en Manta y alrededores, esto sí es un producto de las afortunadas circunstancias de ser un puerto abierto al mundo que ofrece oportunidades a las iniciativas y al consecuente trabajo productivo que generan; por eso será que nos hemos afincado aquí gentes de todo Manabí y el Ecuador entero; igual han valorado lo anterior, innumerables extranjeros que desde tiempos atrás trajeron sus sueños, penas, experiencias y esperanzas, para sembrarlos en esta árida -pero muy fértil a las ideas- orilla del mar Pacífico. Anecdóticamente, cerca, y coincidiendo con la reunión que motivó estas reflexiones, unos inmigrantes rusos, frente al Umiña Tenis Club, ¡con fuegos pirotécnicos inauguraban su nuevo hotel y restaurante!
Por lo anotado, como manabita de corazón y de razón que soy, me tomo el derecho de darles la mejor bienvenida y deseos de éxito a todos quienes -vengan de donde vinieren- llegan a sinceramente “arrimar el hombro” al progreso de este bello pedazo de Ecuador.  <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: